viernes, 15 de junio de 2018

INTELIGENCIA DIGITAL





La revolución digital ha transformado ciertos hábitos del pensamiento humano y estaría sumando una nueva inteligencia a la teoría de las múltiples inteligencias de Howard Gardner y a la inteligencia emocional de autores como Salovey y Mayers o Goleman: la Inteligencia Digital, la cual está siendo estudiada y categorizada en la última década por distintos profesionales de la psicología, la sociología, la filosofía y la educación.

Una definición incipiente que se está extendiendo considera  la inteligencia digital como la suma de las habilidades sociales, emocionales y cognitivas esenciales para vivir en el mundo digital. Implica contar con las capacidades cognitivas y con la habilidad de adaptar las nuevas emociones y ajustar el comportamiento para enfrentar los desafíos de la revolución digital.

El DQ Institute es una coalición público-privada-cívico-académica en asociación con el Foro Económico Mundial que tiene como objetivo brindar educación de inteligencia digital de calidad a todos los niños. La coalición brinda soluciones basadas en evidencia y recomendaciones de políticas basadas en datos para ayudar a naciones individuales a construir ecosistemas digitales éticos a través de la colaboración de múltiples partes interesadas.

Para esta institución, la inteligencia digital sería la suma de las competencias técnicas, mentales y sociales esenciales para la vida digital. Abarca el conocimiento, las habilidades, las actitudes y los valores que se necesitan para prosperar como miembros responsables del mundo en línea, y para tener confianza en el manejo de los desafíos y demandas de la era digital.

Esta inteligencia digital estaría compuesta por 8 habilidades fundamentales:

  1. Identidad digital: La capacidad para crear y gestionar la propia identidad en línea y la reputación.
  2. Uso digital: La capacidad de utilizar dispositivos y medios digitales.
  3. Conocimiento sobre seguridad digital (security): La capacidad para gestionar los riesgos en línea y el contenido problemático para evitar y limitar estos riesgos.
  4. Seguridad en internet (safety): La capacidad de detectar las amenazas informáticas para tener mejores prácticas y utilizar herramientas de seguridad adecuadas para la protección de datos.
  5. Inteligencia emocional digital: La capacidad de ser empático y construir buenas relaciones con los demás en línea.
  6. Comunicación digital: La capacidad de comunicarse y colaborar con otras personas que utilizan tecnologías y medios digitales.
  7. Alfabetización digital: La capacidad de encontrar, evaluar, utilizar, compartir y crear contenido, así como la competencia en el pensamiento computacional.
  8. Derechos digitales: La capacidad de comprender y respetar los derechos personales y legales, incluidos los derechos a la privacidad, la propiedad intelectual, la libertad de expresión y la protección de las expresiones de odio.

Por otra parte define tres niveles de dominio de estas habilidades:

Ciudadanía Digital: La capacidad de usar tecnología digital y medios de manera segura, responsable y efectiva. 

Creatividad Digital: La capacidad de convertirse en parte del ecosistema digital co-creando nuevos contenidos y convirtiendo ideas en realidad mediante el uso de herramientas digitales.

Emprendimiento Digital: La capacidad de utilizar medios digitales y tecnologías para resolver desafíos globales o para crear nuevas oportunidades

Asimismo el DQ Institute ofrece  el DQ WORLD un programa educativo para niños  de entre 8 y 12 años Esta edad es un momento crítico en el que  los niños normalmente se vuelven activos en las redes sociales y están expuestos a riesgos cibernéticos.

Desarrollado a partir de la investigación académica sobre ciberseguridad y seguridad cibernética infantil, el Instituto DQ identificó ocho competencias básicas de ciudadanía digital que los niños necesitan desarrollar:

Identidad del Ciudadano Digital

La habilidad de construir y manejar una identidad saludable y congruente en internet y en persona con integridad.

Manejar el tiempo en Pantalla

La habilidad de manejar el tiempo que pasa uno en la pantalla, las multi-tareas, y la participación en juegos en internet y redes sociales con auto-control.

Manejar el Cyberbullying

La habilidad de detectar situaciones de ciberacoso y manejarlas sabiamente. 

Manejar la Ciber-Seguridad

La habilidad de proteger la información de uno al crear contraseñas fuertes y manejar varios ciberataques como el correo basura, los engaños y el fraude electrónico.

Empatía Digital

La habilidad de tener empatía hacia las necesidades y sentimientos de sí mismo y de los demás en el internet.

Pensamiento Crítico

La habilidad de distinguir entre información verdadera y falsa, contenido bueno y dañino, y contactos confiables y dudosos en línea.

Manejar la Huella Digital

La habilidad de entender la naturaleza de las huellas digitales y sus consecuencias en la vida real, y manejarlas responsablemente.

Manejar la Privacidad

La habilidad de manejar con discreción toda la información personal que se comparta en internet, para proteger la privacidad de sí mismo y de los demás.











miércoles, 16 de mayo de 2018

LA COMPETENCIA EMPRENDEDORA




La competencia educativa clave de “Sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor” (como ha quedado redactada en su ultima versión en la actual LOMCE) trata fundamentalmente de transformar las ideas que tiene una persona o grupo en acciones y está relacionada con la creatividad, la innovación y la asunción de riesgos, así como con la planificación y gestión de proyectos encaminados a conseguir determinados objetivos prefijados previamente.

Es importante no reducir esta competencia a una serie de conocimientos, habilidades y actitudes referentes a la creación de proyectos de tipo económico y/o empresarial. Este es un tipo concreto de proyectos que requieres una desarrollo adecuado de eta competencia educativa pero no es el único ni  siquiera el más importante, como se  verá en el desarrollo del presente artículo.

A finales de 2016 surge EntreCom, marco europeo de la competencia emprendedora, con la pretensión de ser una herramienta para mejorar la capacidad emprendedora de personas, grupos y organizaciones europeas.

El documento editado por Entrecom define el emprendimiento como la capacidad de actuación frente a las oportunidades e ideas, transformándolas en valor social, cultural o financiero.

Asimismo establece y define tres  grandes áreas competenciales que a su vez engloban otras quince sub-competencias, con diferentes niveles de desarrollo y dominio en cada una de ellas.


ÁREA 1: IDEAS Y OPORTUNIDADES

  1. Identificar oportunidades: Usar la imaginación y las propias habilidades para identificar oportunidades para crear valor.
  2. Creatividad: Desarrollar ideas de forma creativa y decidida
  3. Visión: Trabajar hacia la propia visión del futuro
  4. Evaluar ideas: Aprovechar al máximo ideas y oportunidades
  5. Pensamiento ético y sostenible: Evaluar las consecuencias y el impacto de las ideas, oportunidades y el propio comportamiento


ÁREA 2: RECURSOS

  1. Autoconocimiento y confianza en sí: Creer en sí mismo y desarrollarse a lo latgo del tiempo.
  2. Motivación y perseverancia: Mantenerse enfocado y sin rendirse
  3. Movilizar recursos: Reunir y administrar los recursos necesarios.
  4. Educación financiera y Económica: Saber cómo desarrollar aspectos  financieros  y económicos.
  5. Involucrar a otras personas: Inspirar, entusiasmar y sumar al proyecto a otras personas.


ÁREA 3: PASAR A LA ACCIÓN

  1. Tomar la iniciativa: Ir a por ello.
  2. Planificación y gestión: Priorizar, organizar y realizar un seguimiento
  3. Manejar la incertidumbre, la ambigüedad y el riesgo:   Tomar decisiones tratando con la incertidumbre, la ambigüedad y el riesgo
  4. Trabajar con otras personas: Unirse con otros, colaborar y trabajar en red.
  5. Aprender de la experiencia: Aprender haciendo.



NIVELES DE DESARROLLO Y DOMINIO DE LA COMPETENCIA EMPRENDEDORA.

Iniciación: Confiando en el apoyo de otros

  • Bajo supervisión directa
  • Reduciendo el apoyo de otros, con alguna autonomía y junto con mi pares.

Descubrir: El nivel 1 se enfoca principalmente en descubrir tus cualidades, potencial, intereses y deseos También se enfoca en reconocer diferente tipos de problemas y necesidades que pueden ser resuelto de manera creativa, y en desarrollo habilidades individuales y actitudes.

Explorar: Nivel 2 se enfoca en explorar diferentes aproximaciones a problemas, concentrarse en la diversidad y en el desarrollo de habilidades y actitudes sociales.

Intermedio: Construyendo independencia

  • Por cuenta propia y junto con pares
  • Tomando y compartiendo algunas responsabilidades.

Experimentar: El nivel 3 se enfoca en pensamiento crítico y en la experimentación con la creación de valor, por ejemplo a través de prácticas de emprendedor y experiencias.

Atreverse: El nivel 4 se enfoca en convertir ideas en acción en la vida real y en tomar Responsabilidad para esta.

Avanzado: Tomando responsabilidad.

  • Con alguna guía y junto con otros.
  • Tomando responsabilidad para tomar decisiones y trabajando con otros

Mejorar: El nivel 5 se enfoca en mejorar tus habilidades para convertir las ideas en acción, aumentando la responsabilidad para crear valor, y desarrollando conocimiento sobre el emprendimiento.

Reforzarse: El nivel 6 se enfoca en trabajar con otros, usar el conocimiento que se para generar valor y tratar con cada vez más desafíos complejos.

Experto: Impulsando la transformación, la innovación y el crecimient

  • Tomando responsabilidad para contribuir desarrollos más complicados en un campo especifico.
  • Contribuyendo sustancialmente a la desarrollo de un campo especifico.

Expandir: El nivel 7 se enfoca en las competencias necesarias para tratar con desafíos complejos, manejo un ambiente en constante cambio donde el grado de incertidumbre es alto.

Transformar: El nivel 8 se enfoca en desafíos emergentes desarrollando nuevos conocimientos, mediante la investigación, el desarrollo y la innovación así como capacidades para alcanzar la excelencia y transformar las  formas las que se han hecho las cosas.

CONCLUSIÓN.


Este marco puede ser muy útil para inspirar diseños curriculares de aula o de centro para el desarrollo de esta competencia clave a veces tan desconocida y/o olvidada.

Es importante no obviar su importancia en el desarrollo personal y social. De hecho un número significativo de las sub-competencias definidas forman parte de los requisitos que más demandan las empresas para incorporarse y/o mantenerse en el actual mercado laboral

REFERENCIAS



Fotografía de cabecera: Daniel Mena. Pixabay. Licencia CC.

martes, 17 de abril de 2018

PROYECTO DE INVESTIGACIÓN: EL BIENESTAR DE LOS ESTUDIANTES DEL I.E.S. ARENAS DE SAN PEDRO


Presentamos este proyecto de investigación sobre "El bienestar de los estudiantes del IES Arenas de San Pedro", una adaptación y contextualización del estudio original realizado en el Informe PISA 2015 que he realizado como profesor coordinador con el alumno Jorge Beltrán Pulido y la alumna Lidia González Pulido, ambos de 4º curso de Enseñanza Secundaria Obligatoria.




PLANTEAMIENTO



Durante las ultimas décadas, la evaluación de los sitemas educativos se ha consolidado como una prioridad para las autoridades educativas de todo el mundo. Hoy son prácticas imprescindibles de la comunidad educativa la evaluación (assesment) como medida u observación del grado de consecución de un logro, y la evaluación (evaluation) como los juicios de valor que se realizan sobre los objetivos alcanzados por el sistema educativo, teniendo en cuenta las medidas anteriores.

En la actualidad PISA (Programme for International Student Assesment) es una de las iniciativas más importantes sólidas para valorar los diferentes sistemas educativos. Este estudio se fundamenta en un modelo de aprendizaje a lo largo de la vida y se centra en lo que los jóvenes son capaces de hacer con lo que han aprendido (tanto dentro como fuera del aula), reflexionando sus elecciones y tomando decisiones. Es un estudio que se realiza cada tres años que evalúa el grado en que los jóvenes de 15 años han adquirido el conocimiento, la comprensión y las destrezas fundamentales para participar plenamente en las sociedades modernas.

En España, el Ministerio de Educación  comenzó a aplicar este programa en 1997, con el objetivo que sirviera para definir objetivos y conseguir mejores logros en educación de una forma cooperativa.

La última edición del estudio PISA se realizó en 2015 con las siguientes características:
  • Se centro en las ciencias de forma prioritaria.
  • Se llevó a cabo íntegramente a través de ordenador.
  • Completaron la evaluación unos 540.000 estudiantes, representando a unos 29 millones de jóvenes en las escuelas de los 72 países y economías participantes.
  • En España participaron 37.000 alumnos de 980 centros.
  • Una novedad que incorporó el estudio PISA 2015 fue el enfoque en el bienestar (well-being, en el original inglés) de los alumnos. El informe se dio a conocer el 19 de abril de 2017.
Todos los países reconocen la importancia de promover el bienestar de los niños y los adolescentes en su medio escolar. Esa es una preocupación compartida por padres y comunidades educativas de todo el mundo.

PISA 2015 ha incorporado este  elemento en su análisis, comparando las respuestas de los alumnos no sólo en lo que se refiere al rendimiento académico, sino también a las  dimensiones física, psicológica y social. Es evidente que una mayor satisfacción conduce a una mayor motivación y a mejores resultados escolares y académicos. La socialización es un aspecto fundamental de la vida académica. A los padres les preocupa cómo vayan sus hijos en los estudios tanto como los amigos que tengan y las relaciones que mantengan con sus profesores.

La edad de los estudiantes que participan en PISA, 15-16 años, es crucial en el desarrollo cognitivo y emocional así como en la transición física y psicológica de quien pasa de niño a adulto. PISA ofrece en este nuevo volumen del Informe Internacional la posibilidad de recabar datos a gran escala que permitan elaborar indicadores del bienestar, tanto en sus facetas negativas, como la ansiedad o la falta de motivación, como de las positivas, por ejemplo el interés, la motivación altruista o la voluntad de mejorar.

Las principales dimensiones del bienestar, según define la OCDE en su estudio How’s Life, son:

a) Calidad de vida: salud, educación, reparto entre trabajo y ocio, relaciones sociales, relaciones ciudadanas, calidad medioambiental, seguridad personal y bienestar subjetivo.
b) Condiciones materiales: empleo, sueldo, vivienda.

En el informe se diferencian las principales dimensiones y aspectos inherentes a las dimensiones psicológica, social, cognitiva y física

Con nuestro proyecto de investigación hemos indagado cómo es el bienestar de los estudiantes de nuetsro centro, usando la metodologia seguida en el estudio PISA en cuanto a instrumentos de evaluación (mismo cuestionario que PISA) y edad del alumnado (15 años), comparando los resultados obtenidos entre nuestro alumnado con los obtenidos por el resto de alumnos y alumans de España y de los demás países participantes en el estudio.

DISEÑO


Se trata de un diseño de investigación basado en una encuesta,la encuesta original del estudio “El bienestar de los estudiantes” de PISA 2015.

EXPERIMENTACIÓN.

Muestra

Han contestado la encuesta una muestra de 48 alumnos y alumnas nacidos en 2002 que representan el 64% del alumnado del centro nacido en 2002 (15-16 años).

Por otra parte el cuestionario especifico de las familias ha sido contestado por una muestra de 31 familias, un 41% del total de las familias del alumnado de esa edad.

Respecto la distribución por género el 65% de las encuestadas eran mujeres frente al 35% de hombres. (En la totalidad del alumnado nacido en 2002 existe una proporción similar 63% de chicas frente al 37% de chicos).

La encuesta fue contestada en los meses de enero-febrero de 2018.

TRATAMIENTO DE DATOS


Una vez recoplidas todas las encuestas, se trataron las respuestas de las mismas de la misma forma que se presentan los datos en el estudio original de PISA 2015, de forma que fuera poscible la comparación de los datos del centro con los ofrecidos en el estudio de PISA 2015 a nivel de España y de la OCDE,

RESULTADOS


Satisfacción con la vida

Los estudiantes valoraron su nivel de satisfacción con la vida en general en una escala del 0 al 10.


El valor medio de este índice en el conjunto de países de la OCDE es de 7,3 puntos. Los estudiantes de España valoran su satisfacción con la vida en 7,4 puntos, ligeramente por encima del promedio OCDE, y con la misma valoración media que Luxemburgo, Letonia, Chile, Portugal, Alemania y Estados Unidos. México (8,3) y Finlandia (7,9) presentan los valores más altos de este índice de entre los países de la OCDE, mientras que Turquía (6,1) y Corea (6,4) tienen los valores medios más bajos del índice de satisfacción con la vida de los estudiantes de 15-16 años de edad.

El indice del bienestar del alumnado de nuestro centro es de 7,94 puntos, nivel similar a los estudiantes de Finlandia y solo por debajo de México (8,3).



La ansiedad ante el estudio y los exámenes


Los datos de PISA 2015 permiten analizar el grado de ansiedad de los estudiantes relacionado con su trabajo escolar y cómo esta ansiedad puede afectar no sólo al rendimiento, sino también a su bienestar general. También posibilita estudiar cómo los profesores y los padres pueden ayudar a reducir la ansiedad de los alumnos en el centro educativo.


  • El 89% de los estudiantes de nuestro instituto declaró que con frecuencia les preocupa que el examen sea difícil, un 30% mas que de los estudiantes en el promedio OCDE (59%) y 15 puntos porcentuales más que en España (74%).
  • Igual porcentaje de 89%  señala que le que el 66% informó que les preocupa sacar malas notas, frente al 66% de la OCDE y el 88% de España.
  • En torno al 55% de los estudiantes del conjunto de países OCDE dijo sentirse muy nervioso para un examen incluso cuando se siente bien preparado, 12 puntos porcentuales menos que en España (67%). En nuestro centro este porcentaje llega al 79% superior a ambas muestras.
  • El 70% dijo sentirse muy tenso cuando estudia para un examen  frente al 37% de los estudiantes de la OCDE y el 48% de España.
  • Por último, el 48% declaró que se pone nervioso cuando no sabe resolver un ejercicio, 4 puntos menos que en la OCDE (52%) y 8 menos que en España (56%).


La ansiedad se muestra más a menudo en las chicas que en los chicos.

PISA 2015 muestra que la ansiedad está negativamente relacionada con el rendimiento, ya sea en ciencias, matemáticas o lectura. 

Como señala el Informe PISA 2015:

"Los profesores pueden ayudar a reducir el nivel de ansiedad y presión enseñando métodos de estudio eficaces. También es importante el modo en el que los profesores comunican a los estudiantes el trabajo para casa y las pruebas que se llevarán a cabo. La calidad de las relaciones entre alumnos y profesores y el ambiente de clase pueden contribuir, sin duda, a la mejora en el nivel de ansiedad de los estudiantes, aumentando su motivación y confianza en el trabajo escolar."

La motivación para alcanzar un logro


La motivación es frecuentemente el elemento que marca la diferencia entre el éxito y el fracaso, tanto en el centro educativo como en la vida.

En general, los estudiantes españoles presentan menor porcentaje de motivación para conseguir un objetivo que el promedio del conjunto de países OCDE.

Los resultado de los estudiantes de nuestro centro que indican que:
  • El 88% quieres sacar notas mas altas (superior a OCDE y España) 
  • El 94% quiere elegir entre las mejores posibilidades cuando se titule (similar a OCDE y España) 
  • El 69% quiere ser lo mejor haga lo que haga (algo superior al a OCDE y España) 
  • El 46% se considera ambicioso/a (significativamente inferior a OCDE y España) 
  • El 52% quiere ser uno de los mejores alumnos de clase (inferior a OCDE y España)
La falta de motivación para alcanzar un objetivo puede ser una de las razones para explicar el bajo rendimiento de los alumnos, especialmente entre aquellos más desaventajados. Estos estudiantes necesitan una motivación extraordinaria para superar los numerosos obstáculos que se les plantean para alcanzar el éxito escolar.



El sentido de pertenencia al centro escolar


El sentido de pertenencia al centro implica sentirse aceptado por el resto del grupo, conectado con los demás y como un miembro más de la comunidad. Los seres humanos en general y los adolescentes, en particular, desean mantener estrechos lazos sociales, ser aceptados, sentirse cuidados y apoyados por los demás. 



En el centro escolar, este sentido de pertenencia da a los alumnos un sentimiento de seguridad, identidad y comunidad, que a su vez apoya positivamente su desarrollo académico, psicológico y social. Cuando los alumnos sienten que son parte de la comunidad escolar son más propensos a rendir mejor académicamente y están más motivados para aprender. Además, tienen menor posibilidad de abandonar los estudios prematuramente y es menos probable que se vean envueltos en comportamientos antisociales y en situaciones de peligro.


PISA 2015 preguntó a los estudiantes si se sentían extraños o apartados en el centro educativo, si hacían amigos con facilidad, si sentían que pertenecían al centro, si se sentían raros y fuera de lugar en el centro, si percibían que caían bien a los demás alumnos y si se sentían solos. 


Puede verse cómo el sentido de pertenencia de los estudiantes españoles es superior al del promedio de países de la OCDE.

Respecto al centro educativo, el 6,2 % de los estudiantes de nuestro centro dice sentirse solo, alrededor del 11% asegura sentirse incómodo y fuera de lugar y en torno al 8% afirma sentirse marginado, como un extraño. Esos porcentajes son algo más bajos que los referidos a España (9%, 14%, 17%  respectivamente) y significativamente más bajos que  el promedio OCDE (14,8%, 19% y 17,2% respectivamente).

Además, el 88 %de los estudiantes del centro declaran que le caen bien otros estudiantes de su centro frente al 86% de la muestra española, y un 85 % que hacen amigos con facilidad en su centro mientra que en España la cifra es del 83%. Estos porcentajes son significativamente más bajos en el promedio de países de la OCDE: 82,1%  y 77,7%.

La cooperación con iguales y el trabajo en equipo.


Este aspecto de la encuesta no aparece en el estudio publicado de PISA 2015 y no disponemos, por tanto de datos pare efectuar la correspondiente comparación.

No obstante consideramos es una apartado muy interesante a tener en cuenta y queremos exponer los resultados obtenidos en el centro que son los siguientes:




Los resultados muestran unas actitudes de cooperación y trabajo en equipo favorables en una gran mayoría de los estudiantes del centro. Otro aspecto sería estudiar si se poseen o no las competencias y habilidades necesarias para un trabajo en equipo eficaz.


El acoso escolar



Las tasas de prevalencia del acoso entre iguales varían de forma significativa de unos países a otros. Sin embargo, en todos los países tiene efectos perjudiciales para los estudiantes, sus familias y la comunidad escolar. En PISA 2015 se mide la incidencia del acoso desde la perspectiva de la víctima. En el Cuadro 1 aparecen las seis cuestiones sobre acoso que se incluyeron en PISA 2015 y el tipo de acoso que intentan medir.

En España, alrededor de un 14% de los estudiantes afirman haber sufrido algún tipo de acoso en el entorno escolar, por debajo del promedio de países OCDE (18,7%). En nuestro centro este porcentaje se sitúa en torno al 12%.


Uno de los factores comunes que se relaciona con una incidencia menor del acoso entre iguales y la victimización es la disciplina en clase y en el centro. Cuando los alumnos trabajan en un entorno estructurado y con orden, se sienten más seguros, se involucran más en las tareas escolares y se ven envueltos en menos comportamientos de riesgo.

El papel de la familia  en relación con el bienestar


En el marco de este estudio, cabe analizar si existe algún tipo de conexión entre el interés con que los padres se implican en la vida de sus hijos, por ejemplo a través de ciertas actividades padre-hijo, la participación de los padres en actividades escolares, por una parte, y el rendimiento académico de los estudiantes y su satisfacción con su propia vida, por otra.

PISA preguntó a los padres la frecuencia con la que se dedican a ciertas actividades en el hogar con su hijo y si en el año académico anterior se habían entrevistado con el profesor de su hijo en el centro educativo. Como se puede ver en la Figura, en el promedio de los 18 países y economías que distribuyeron el cuestionario de padres, hacer una comida principal juntos es con gran diferencia la actividad más frecuente según las respuestas de los padres:  90% en nuestro centro educativo similar al de España (93%) e inferior al  82% de promedio.


España es uno de los países donde padres e hijos conviven más estrechamente, según los datos PISA. El estudio analiza las respuestas de los alumnos acerca del grado de apoyo parental que estos perciben, así como el de los padres a la hora de participar en conversaciones diarias, compartir actividades con sus hijos o en los propios centros educativos. Estos datos se confirman en nuestro centro donde el alumnado considera que el apoyo de la familia en sus estudios es muy significativo.


Actividades antes y después de ir a clase.


Esta variable tampoco aparece desarrollada en el estudio publicado de PISA 2015, aunque si aparece como items en la encuesta.

Consideramos de interés exponer los datos obtenidos entre los estudiantes de nuestro centro, aunque no dispongamos de datos equivalentes de España y OCDE para realizar la correspondiente comparación.



  • El 81% del alumnado ha navegado/participado en redes sociales antes de asistir a clase 
  • Menos de un tercio del alumnado lee libros, periódicos o revistas .
  • La mitad del alumnado no realiza actividad física ni práctica deportiva.

CONCLUSIONES


Satisfacción de los alumnos con su vida


El IES Arenas de San Pedro se encuentra significativamente por encima en cuando satisfacción con la propia vida de su alumnado, comparado con el nivel de España o el promedio de la OCDE teniendo una valoración media de 7,94/10.
España se sitúa en 7,4 puntos dentro una escala que mide el grado de satisfacción con la propia vida de 0 a 10. El promedio OCDE se sitúa en 7,3.

En promedio, entre los países de la OCDE, alrededor del 29% de las chicas y del 39% de los chicos manifestaron estar muy satisfechos con su vida, existiendo una diferencia de 10 puntos porcentuales entre ambos sexos.


Ansiedad ante el estudio y los exámenes 


Este tipo de ansiedad es común a todos los alumnos de los países participantes en PISA.

En general los niveles de ansiedad frente al estudio y los exámenes manifestado por nuestros estudiantes es superior al manifestado por estudiantes del resto de España. Asu vez los alumnos españoles expresan un grado de ansiedad más alto en comparación con la media de la OCDE.

La ansiedad se muestra con mayor frecuencia en las chicas que en los chicos. En el promedio de los países OCDE, los chicos presentan 13 puntos porcentuales menos que las chicas al declarar que sienten mucha tensión al estudiar para un examen. En España, las cifras se sitúan en un 40% para los chicos y en un 56% para las chicas. La ayuda y el apoyo de padres y profesores son la clave en la reducción de los niveles de ansiedad manifestados por los estudiantes.


La motivación para alcanzar un logro


La motivación es frecuentemente el elemento que marca la diferencia entre el éxito y el fracaso, tanto en el centro educativo como en la vida. Motivar a los estudiantes es uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan los profesores a diario. En general, los estudiantes españoles presentan menor motivación para conseguir un objetivo que el promedio del conjunto de países OCDE.

Los estudiantes de nuestro centro muestran en general resultado similares a los españoles salvo en los que respecta “ser una persona ambiciosa” con niveles significativamente mas bajos que España y que el promedio de la OCDE


El sentido de pertenencia al centro escolar de los alumnos y sus relaciones con los profesores


El sentido de pertenencia al centro implica sentirse aceptado por el resto del grupo, conectado con los demás y un miembro más de la comunidad. Los alumnos españoles son los que más se identifican con su centro en comparación con los de la OCDE. Este dato es muy positivo en el sistema educativo español.
Los resultados obtenidos respeto al alumnado de nuestro centro son incluso algo mejores que los referidos a España.

Los alumnos que perciben que sus profesores les apoyan, muestran un mayor sentimiento de pertenencia al centro.


El acoso entre iguales (bullying)


España presenta un porcentaje inferior al de la OCDE en acoso entre iguales. Alrededor de un 14% de los estudiantes afirman haber sufrido algún tipo de acoso en el entorno escolar al menos varias veces al mes, por debajo del promedio de países OCDE (18,7%).

En nuestro centro los datos son algo inferiores pero similares a los de España.


La implicación familiar, el rendimiento de los alumnos y su satisfacción con la vida



Los efectos positivos de la implicación paterna en las actividades diarias de sus hijos en los centros son evidentes. En España, el 58% de los padres expresa intercambiar ideas con los profesores de su hijo acerca del papel de los padres y del apoyo familiar, mientras que la media de los países es solo del 42%.

España es uno de los países donde padres e hijos conviven más estrechamente según los datos PISA. Más del 90% de los padres dijeron compartir una comida diaria con sus hijos y al menos un 74 % hablan con sus hijos sobre cómo les va en clase y en el centro escolar. Entre el alumnado y las familias de nuestro centro estos datos son significativamente superiores a los Españoles.


BIBLIOGRAFÍA


  • El bienestar de los estudiantes. Resultados de PISA 2015. Informe Español. Ministerio de Educación Cultura y Deportes. Madrid 2017.

martes, 10 de abril de 2018

INNOVACIÓN EDUCATIVA


FOTO QIMONO 84 PIXABAY  LICENCIA CC



Recientemente he participado en el 2º Encuentro de centro Innovadores de Castilla y León que se inscribe en el marco del proyecto/investigación "centros innovadores" del GRUPO DIM-EDU, está organizada conjuntamente con el Departamento de Didáctica, Organización y Métodos de Investigación de la Universidad de Salamanca.

A lo largo de la jornada se fueron intercalando la presentación de experiencias de diversos centros educativos de Castilla y León y mesas redondas donde expertos iban contestando  a estas tres preguntas:
  • ¿Por qué innovar?
  • ¿Cómo innovar?
  • ¿Qué papel debería tener la administración en la innovación educativa?

Tras escuchar a los expertos y reflexionar sobre ello quiero aquí dar mi respuesta a estas tres preguntas que fueron el eje vertebrador de la jornada:

¿Por qué innovar?


Principalmente porque la sociedad ha cambiado, ahora mismo está cambiando y a una velocidad de la que muchas veces no somos conscientes. La educación en gran parte sigue ofertando respuestas a los requerimientos que tenía la sociedad del último tercio del siglo XX. Muchos profesores enseñan como aprendieron cuando estuvieron en el Instituto y en la Universidad.

Si la educación quiere formar a ciudadanos del siglo XXI es absolutamente imprescindible que entre en un paradigma de innovación que además debe ser continua porque continuo es así mismo el cambio de nuestra actual sociedad.

En mi opinión tres son los grandes retos que tiene la sociedad en este momento:

  1. La sociedad del conocimiento (el conocimiento como factor crítico del desarrollo humano) que surge de la revolución digital, la globalización, la gestión y elaboración de la información. Es esta sociedad del conocimiento la que nos exige el desarrollo de las competencias educativas básicas propuestas hace ya varios años y que siguen sin ser trabajadas y desarrolladas en la mayor parte de los proyectos educativos.
  2. La lucha contra la pobreza, la desigualdad y el cambio climático (mejorar la vida de todos y todas sin dejar a nadie atrás). Esta es la propuesta planteada y aprobada por la ONU a finales de 2015 mediante los Objetivos de Desarrollo Sostenible como metas para el año 2030. Y esta propuesta debería ser la base de la educación en valores de los centros educativos mediante programas de aprendizaje-servicio que promuevan el compromiso social del alumnado.
  3. La búsqueda de la felicidad (el bienestar físico, emocional y social). Por primera vez en la historia de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estableció “la mejora del bienestar de la población” como una prioridad sanitaria. Así lo recoge el informe de la Oficina Regional Europea de la OMS, que lleva por título: Informe Europeo de la Salud 2012 – trazando el camino hacia el bienestar (European Health Report, 2012 – charting the way to well-being), dado a conocer a finales de marzo de 2013. No hay desarrollo humano posible si no se mejora el bienestar de cada persona individual. Nuestra sociedad precisa el desarrollo de las inteligencias emocional y social como base para el desarrollo del bienestar, la felicidad y la personalidad plena de los individuos.


¿Cómo innovar?


Si bien voces críticas con las corrientes innovadoras en la educación señalan que muchas de las metodologías y las actuaciones que se plantean no son nuevas sino que han pasado décadas desde su formulación, creo que esta es una visión con cierta miopía. 

Es claro que usar un ordenador, por ejemplo, no es nada innovador en sí mismo. Hace muchos años que se usan. Pero en un centro rural de cualquier lugar del mundo donde jamás se ha usado un ordenador o se ha tenido conexión a internet, utilizar esta tecnología es verdaderamente innovador.

El aprendizaje cooperativo es una metodología que lleva años generando literatura científica y no científica. No es nada nuevo. Pero instaurar esta metodología en mi centro (donde se siguen distribuyendo a los alumnos en fila de a uno para evitar que hablen con nadie y puedan aprender de forma individual) puede resultar un hecho realmente innovador.

Dicho esto los imprescindible para comenzar a innovar es el factor humano: un liderazgo innovador por parte del equipo directivo y un equipo innovador formado por aquellos profesores dispuestos a desarrollar en el centro procesos innovadores a medio-largo plazo y a sumar a otros compañeros y compañeras a tales procesos, siendo muy consciente que siempre habrá una parte “opositora” en el sentido de que pondrán dificultades a las diversas actuaciones innovadoras.

¿Cuál es el papel de la administración?


Su principal papel es dejar de ser ella la protagonista de la educación. Que sean capaces de establecer el tan necesario pacto por la educación y que ese pacto permita los currículos más abiertos y flexibles, el autentico trabajo para el desarrollo de las competencias educativas básicas, la autonomía de los centros educativos y la financiación de los programas de innovación bien articulados de los centros.

lunes, 19 de febrero de 2018

ALGUNAS ESTRATEGIAS PARA ACTUALIZAR LA ORIENTACIÓN ACADÉMICA Y PROFESIONAL: EL CONOCIMIENTO DEL MERCADO DE TRABAJO



Publico en este sitio este artículo del cual soy autor y que fue publicado  originalmente por Colectivo Orienta el 12 de febrero de 2018.




Tradicionalmente la orientación académica y profesional ha tenido la misión de ayudar a a las personas a encontrar el camino hacia sus futuros estudios y su futura profesión. Sin embargo la realidad socio-económica y el mercado de trabajo de estas primeras décadas del siglo XXI han convertido esta misión en uno de los retos mas complejos de la Orientación Educativa y ha contribuido a crear una dinámica completamente antagónica: la desorientación académica y profesional.

Algunas cifras son muy elocuentes. Con la llegada de la revolución digital digital, el 47% del empleo actual desaparecerá dentro de una o, como mucho, dos décadas, según calculan la Universidad de Oxford y otras instituciones. Ademas el 90% de las profesiones que permanezcan sufrirán alguna transformación y requerirán la incorporación de nuevas competencias. Por si esto fuera poco, la formación requerida para poder ejercer la mayoría de estos nuevos trabajos no responde a una carrera en concreto ni existe un plan universitario o ciclo formativo para ellas.


Hace unos meses un importante periódico español publicaba un artículo con el titular: “El 65% de no-se-sabe-quien va a hacer no-seque” reflejando a la perfección, a mi entender, la realidad a la que se enfrenta hoy en día la Orientación Académica y Profesional. En el artículo diversos expertos afirman, sin concretar la procedencia de los datos, que dos tercios de los actuales estudiantes tendrán empleos que no existen aún. Obviamente si no todavía no existen tales empleos, menos existen aún titulaciones o itinerarios educativos y formativos “reglados” que preparen a los estudiantes actuales a esas inexistentes profesiones.

¿Cómo asesorar, pues, en la toma de decisiones sobre futuros estudios y profesiones que aún no existen?

¿Cómo orientar académica y profesionalmente sobre profesiones que evolucionan o desaparecen tan rápidamente como aparecen o  en relación a estudios académicos que bien no han sido creados, o bien no cuentan con una mínima oferta educativa reglada?

¿Podemos los orientadores entender un poco mejor la nueva realidad del mercado de trabajo para así cambiar nuestra forma de orientar, nuestros procesos y herramientas tradicionales?

¿Quizás nuestro cometido tendría que consistir en orientar para que las personas se adapten de la mejor manera posible a la incertidumbre y al continuo cambio que sufren y sufrirán  estudios y profesiones en esta sociedad del siglo XXI?

Después de leer e investigar durante un buen tiempo sigo son tenerlo muy claro, esa es la verdad. Aunque si he podido llegar a una serie de reflexiones que creo pueden ser útiles.

EL NUEVO MERCADO DE TRABAJO


En primer lugar es evidente que el mercado de trabajo está cambiando con rapidez debido al desarrollo de la tecnología digital, la globalización y los cambios demográficos, entre otras factores. Esto ha llevado a la aparición de dos factores relevantes en este mercado:
  • La polarización: ha aumentado la importancia de las actividades más y menos remuneradas de la economía a costa de los empleos de nivel medio.
  • La desindustrialización: la introducción de ordenadores, robots y, en general, la adaptación y uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) están definiendo la economía actual como tecnologías instrumentales clave, en lugar de las tecnologías típicas de la era industrial.

Es por esta razón que en esta sociedad de comienzos del siglo XXI necesitamos pensar más en clave de tareas rutinarias/ no rutinarias integradas en empleos e ir dejando  atrás la división tradicional entre lo industrial-no industrial.

Otra evidencia es que “los cambios técnicos influidos por la rutina predicen que tanto los sectores más y menos innovadores o intensos en cuando a TIC aumentarán su porcentaje de empleo con el tiempo. Los sectores con intensidad TIC suele generar empleos STEM de alta tecnología, mientras que los sectores con baja intensidad TIC suelen generar empleos de servicios no rutinarios, probablemente desencadenados por el aumento de la demanda de estos servicios iniciada por los elevados ingresos de los trabajadores en empleos STEM de alta tecnología.”(Informe anual sobre la flexibilidad laboral y el empleo. Randsta. 2016).

Hay estudios que indican que  la creación de empleos STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, en sus siglas inglesas) provoca a su vez la creación de empleos no STEM. Las estimaciones indican que con la introducción de un trabajador de alta tecnología se crean de media entre 2,5 y 4,4 empleos fuera del sector de alta tecnología.



EL CONOCIMIENTO DEL MERCADO DE TRABAJO


En segundo lugar hoy mas que nunca es crucial conocer la situación, evolución y tendencia de un fluctuante mercado de trabajo por parte de los orientadores, quiénes a su vez deben facilitar su conocimiento a los propios orientados. 

Recurrir a las fuentes de información existentes en torno al mercado de trabajo y saber interpretar sus datos y sus tendencias de evolución debe ser una habilidad importante para la persona a lo largo de su vida.  Ya no se trata de una simple lista de profesiones  y ocupaciones más demandadas, sino de ir analizando tendencias, prospecciones, novedades en un mercado laboral fundamentalmente “líquido” (parafraseando a Zygmunt Bauman). Es decir necesitamos orientarnos para poder orientar.

El informe Posiciones y competencias más demandadas (EPYCE 2016) elaborado por EAE Business School pretende convertirse en un observatorio anual especializado en el análisis de posiciones y competencias, "con el objetivo principal de detectar los cambios y las tendencias del mercado laboral español". Es un trabajo, por tanto,  que puede convertirse en una herramienta de consulta interesante.

Los resultados muestran que, entre las posiciones más demandas y difíciles de cubrir en el presente y el futuro próximo (de 2 a 3 años) se hallan, por este orden, las que se enmarcan dentro de las familias de la Tecnología (22,77%), Comercial (25,30%), Ingeniería (14,91%) y Marketing (12,08%).

Si se analizan perfiles laborales concretos, se observa que los puestos más demandados y difíciles de cubrir en el presente y en el futuro próximo son:
  • Experto en Big Data (11,81%)
  • Ingeniero Informático (4,41%)
  • Comercial Digital (3,98%)
  • I+D (3,41%)
  • Ingeniero Industrial (3,31%).

El EPYCE también interroga a los responsables de recursos humanos sobre las competencias más demandadas y más escasas en el mercado español, en el presente y en el futuro próximo, y en función de si se ocupa un puesto junior o senior.

A los perfiles junior actuales se les exige sobre todo:

Actualmente
Futuro próximo
Compromiso (11,90%),

Compromiso (9,15%)

Trabajo en equipo (10,41%),

Orientación a resultados (8,50%),

Idiomas y habilidades lingüísticas (9,42%)
Innovación (8,33%)

Flexibilidad (8,60%)

Trabajo en equipo (8,33%)
Iniciativa y proactividad (8,60%).

Iniciativa y proactividad (7,84%).


Por lo que se refiere a las competencias más escasas:


Actualmente
Futuro próximo
Compromiso (17,36%)
Gestión y adaptabilidad al cambio (11,02%)
Iniciativa y proactividad (8,81%)

Visión y orientación estratégica (8,66%)
Resiliencia e inteligencia emocional (8,29%)
Flexibilidad (8,14%)
Visión y orientación estratégica (7,77%)

Innovación (8,14%)
Orientación a resultados  (5,44%).

Liderazgo (7,87%).

Otro instrumento a nuestra disposición es el Observatorio de la Ocupaciones del Servicio Estatal de Empleo, unidad técnica que analiza la situación y las tendencias del mercado de trabajo, las ocupaciones, los colectivos de interés para el empleo y las transformaciones que se producen en el mismo, ofreciendo publicaciones periódicas al respecto:







Muy recientemente este mismo Servicio Estatal de Empleo ha puesto en funcionamiento un asistente que informa del número de contratos registrados por ocupación dentro de un ámbito territorial. Esta información la actualiza mensualmente el Observatorio de las Ocupaciones del SEPE.


UNA MIRADA A LAS PROFESIONES EMERGENTES


En tercer lugar y último he querido incluir a modo de muestreo o ejemplo, y sin ánimo de ser exhaustivo, alguna de las nuevas profesiones o profesiones emergentes. En la mayoría de estas nuevas profesiones la formación requerida no responde a una carrera en concreto ni existe un plan universitario alguno para ellas. Estaría bien que los orientadores nos fuéramos familiarizando con ellas.

La formación necesaria para llegar a ejercer estas profesiones se está obteniendo por las personas de una forma autodidacta, por medio de MOOCs y Nanocarreras en plataformas de e-learning como Udacity o en España la Fundación Telefónica, por citar algunas.

Algunas de estas nuevas profesiones las expone un artículo de El País y en opinión de Silvia Leal (asesora de la Comisión Europea en competencias digitales) a las que he añadido alguna otra repetida en algunos listados significativos:


Analistas y programadores de Internet de las cosas (IoT)



Serán trabajadores formados en ingeniería informática, pero también del resto de las ingenierías con amplios conocimientos de programación, sobre el Internet de las cosas y, por supuesto, big data.



Arquitecto de nuevas realidades (realidad aumentada, realidad virtual)



Su formación debe incluir programación, gamificación, realidad virtual y aumentada, complementados con nociones de humanidades.



Científico de datos (Big data)



En este ámbito trabajan profesionales con conocimientos analíticos, de programación y lógica. Son personas formadas en matemáticas o estadística, especializados en aplicar sus disciplinas a las nuevas tecnologías.



Robotista



Profesional con conocimientos de ingeniería y ciencias de la computación que profundice en el desarrollo de robots.




Diseñador de redes neuronales robóticas e inteligencia artificial

Personas especializadas en el funcionamiento del cerebro y en la tecnología necesaria para replicarlo de forma artificial en aplicaciones concretas y útiles.

Impresor 3-D



La impresión 3D ofrece oportunidades emprendedoras que, hasta hace muy poco, hubieran sido impensables.


Protésico robótico


Las prótesis robóticas proporcionan ya la posibilidad de devolver miembros con todas sus funciones y controlados por la mente a quienes los perdieron.




Abogado especializado en drones y ciberseguridad

Abogados con conocimientos de tecnología y su marco regulador


Desarrollador o técnico de domótica

Se necesitarán nuevos profesionales que diseñen y mantengan todos estos aparatos domesticos digitalizados y conectados a internet


Nano-técnico y nano-médico

La nanotecnología es una disciplina incipiente que será de vital importancia en el futuro inmediato.



Concluyendo, la incertidumbre, el cambio, la flexibilidad son características importantes del mercado de trabajo en la sociedad “líquida” de comienzos del siglo XXI. Resulta imprescindible asumir esta incertidumbre por orientadores y orientados y establecer en los procesos de orientación académico profesional el seguimiento y análisis de las tendencias y de los cambios que van sucediéndose continuamente en este mercado de trabajo, que a sus vez van a provocar un cambio sustancial en los planes de estudios excesivamente “rígidos” de carreras universitarias y ciclos formativos, si no una fuga de estudiantes a plataformas y ofertas educativas mas conectadas con la realidad laboral y profesional.



Fotos: WiR_Freebies. Pixabay (Licencia CC)