martes, 17 de abril de 2018

PROYECTO DE INVESTIGACIÓN: EL BIENESTAR DE LOS ESTUDIANTES DEL I.E.S. ARENAS DE SAN PEDRO


Presentamos este proyecto de investigación sobre "El bienestar de los estudiantes del IES Arenas de San Pedro", una adaptación y contextualización del estudio original realizado en el Informe PISA 2015 que he realizado como profesor coordinador con el alumno Jorge Beltrán Pulido y la alumna Lidia González Pulido, ambos de 4º curso de Enseñanza Secundaria Obligatoria.




PLANTEAMIENTO



Durante las ultimas décadas, la evaluación de los sitemas educativos se ha consolidado como una prioridad para las autoridades educativas de todo el mundo. Hoy son prácticas imprescindibles de la comunidad educativa la evaluación (assesment) como medida u observación del grado de consecución de un logro, y la evaluación (evaluation) como los juicios de valor que se realizan sobre los objetivos alcanzados por el sistema educativo, teniendo en cuenta las medidas anteriores.

En la actualidad PISA (Programme for International Student Assesment) es una de las iniciativas más importantes sólidas para valorar los diferentes sistemas educativos. Este estudio se fundamenta en un modelo de aprendizaje a lo largo de la vida y se centra en lo que los jóvenes son capaces de hacer con lo que han aprendido (tanto dentro como fuera del aula), reflexionando sus elecciones y tomando decisiones. Es un estudio que se realiza cada tres años que evalúa el grado en que los jóvenes de 15 años han adquirido el conocimiento, la comprensión y las destrezas fundamentales para participar plenamente en las sociedades modernas.

En España, el Ministerio de Educación  comenzó a aplicar este programa en 1997, con el objetivo que sirviera para definir objetivos y conseguir mejores logros en educación de una forma cooperativa.

La última edición del estudio PISA se realizó en 2015 con las siguientes características:
  • Se centro en las ciencias de forma prioritaria.
  • Se llevó a cabo íntegramente a través de ordenador.
  • Completaron la evaluación unos 540.000 estudiantes, representando a unos 29 millones de jóvenes en las escuelas de los 72 países y economías participantes.
  • En España participaron 37.000 alumnos de 980 centros.
  • Una novedad que incorporó el estudio PISA 2015 fue el enfoque en el bienestar (well-being, en el original inglés) de los alumnos. El informe se dio a conocer el 19 de abril de 2017.
Todos los países reconocen la importancia de promover el bienestar de los niños y los adolescentes en su medio escolar. Esa es una preocupación compartida por padres y comunidades educativas de todo el mundo.

PISA 2015 ha incorporado este  elemento en su análisis, comparando las respuestas de los alumnos no sólo en lo que se refiere al rendimiento académico, sino también a las  dimensiones física, psicológica y social. Es evidente que una mayor satisfacción conduce a una mayor motivación y a mejores resultados escolares y académicos. La socialización es un aspecto fundamental de la vida académica. A los padres les preocupa cómo vayan sus hijos en los estudios tanto como los amigos que tengan y las relaciones que mantengan con sus profesores.

La edad de los estudiantes que participan en PISA, 15-16 años, es crucial en el desarrollo cognitivo y emocional así como en la transición física y psicológica de quien pasa de niño a adulto. PISA ofrece en este nuevo volumen del Informe Internacional la posibilidad de recabar datos a gran escala que permitan elaborar indicadores del bienestar, tanto en sus facetas negativas, como la ansiedad o la falta de motivación, como de las positivas, por ejemplo el interés, la motivación altruista o la voluntad de mejorar.

Las principales dimensiones del bienestar, según define la OCDE en su estudio How’s Life, son:

a) Calidad de vida: salud, educación, reparto entre trabajo y ocio, relaciones sociales, relaciones ciudadanas, calidad medioambiental, seguridad personal y bienestar subjetivo.
b) Condiciones materiales: empleo, sueldo, vivienda.

En el informe se diferencian las principales dimensiones y aspectos inherentes a las dimensiones psicológica, social, cognitiva y física

Con nuestro proyecto de investigación hemos indagado cómo es el bienestar de los estudiantes de nuetsro centro, usando la metodologia seguida en el estudio PISA en cuanto a instrumentos de evaluación (mismo cuestionario que PISA) y edad del alumnado (15 años), comparando los resultados obtenidos entre nuestro alumnado con los obtenidos por el resto de alumnos y alumans de España y de los demás países participantes en el estudio.

DISEÑO


Se trata de un diseño de investigación basado en una encuesta,la encuesta original del estudio “El bienestar de los estudiantes” de PISA 2015.

EXPERIMENTACIÓN.

Muestra

Han contestado la encuesta una muestra de 48 alumnos y alumnas nacidos en 2002 que representan el 64% del alumnado del centro nacido en 2002 (15-16 años).

Por otra parte el cuestionario especifico de las familias ha sido contestado por una muestra de 31 familias, un 41% del total de las familias del alumnado de esa edad.

Respecto la distribución por género el 65% de las encuestadas eran mujeres frente al 35% de hombres. (En la totalidad del alumnado nacido en 2002 existe una proporción similar 63% de chicas frente al 37% de chicos).

La encuesta fue contestada en los meses de enero-febrero de 2018.

TRATAMIENTO DE DATOS


Una vez recoplidas todas las encuestas, se trataron las respuestas de las mismas de la misma forma que se presentan los datos en el estudio original de PISA 2015, de forma que fuera poscible la comparación de los datos del centro con los ofrecidos en el estudio de PISA 2015 a nivel de España y de la OCDE,

RESULTADOS


Satisfacción con la vida

Los estudiantes valoraron su nivel de satisfacción con la vida en general en una escala del 0 al 10.


El valor medio de este índice en el conjunto de países de la OCDE es de 7,3 puntos. Los estudiantes de España valoran su satisfacción con la vida en 7,4 puntos, ligeramente por encima del promedio OCDE, y con la misma valoración media que Luxemburgo, Letonia, Chile, Portugal, Alemania y Estados Unidos. México (8,3) y Finlandia (7,9) presentan los valores más altos de este índice de entre los países de la OCDE, mientras que Turquía (6,1) y Corea (6,4) tienen los valores medios más bajos del índice de satisfacción con la vida de los estudiantes de 15-16 años de edad.

El indice del bienestar del alumnado de nuestro centro es de 7,94 puntos, nivel similar a los estudiantes de Finlandia y solo por debajo de México (8,3).



La ansiedad ante el estudio y los exámenes


Los datos de PISA 2015 permiten analizar el grado de ansiedad de los estudiantes relacionado con su trabajo escolar y cómo esta ansiedad puede afectar no sólo al rendimiento, sino también a su bienestar general. También posibilita estudiar cómo los profesores y los padres pueden ayudar a reducir la ansiedad de los alumnos en el centro educativo.


  • El 89% de los estudiantes de nuestro instituto declaró que con frecuencia les preocupa que el examen sea difícil, un 30% mas que de los estudiantes en el promedio OCDE (59%) y 15 puntos porcentuales más que en España (74%).
  • Igual porcentaje de 89%  señala que le que el 66% informó que les preocupa sacar malas notas, frente al 66% de la OCDE y el 88% de España.
  • En torno al 55% de los estudiantes del conjunto de países OCDE dijo sentirse muy nervioso para un examen incluso cuando se siente bien preparado, 12 puntos porcentuales menos que en España (67%). En nuestro centro este porcentaje llega al 79% superior a ambas muestras.
  • El 70% dijo sentirse muy tenso cuando estudia para un examen  frente al 37% de los estudiantes de la OCDE y el 48% de España.
  • Por último, el 48% declaró que se pone nervioso cuando no sabe resolver un ejercicio, 4 puntos menos que en la OCDE (52%) y 8 menos que en España (56%).


La ansiedad se muestra más a menudo en las chicas que en los chicos.

PISA 2015 muestra que la ansiedad está negativamente relacionada con el rendimiento, ya sea en ciencias, matemáticas o lectura. 

Como señala el Informe PISA 2015:

"Los profesores pueden ayudar a reducir el nivel de ansiedad y presión enseñando métodos de estudio eficaces. También es importante el modo en el que los profesores comunican a los estudiantes el trabajo para casa y las pruebas que se llevarán a cabo. La calidad de las relaciones entre alumnos y profesores y el ambiente de clase pueden contribuir, sin duda, a la mejora en el nivel de ansiedad de los estudiantes, aumentando su motivación y confianza en el trabajo escolar."

La motivación para alcanzar un logro


La motivación es frecuentemente el elemento que marca la diferencia entre el éxito y el fracaso, tanto en el centro educativo como en la vida.

En general, los estudiantes españoles presentan menor porcentaje de motivación para conseguir un objetivo que el promedio del conjunto de países OCDE.

Los resultado de los estudiantes de nuestro centro que indican que:
  • El 88% quieres sacar notas mas altas (superior a OCDE y España) 
  • El 94% quiere elegir entre las mejores posibilidades cuando se titule (similar a OCDE y España) 
  • El 69% quiere ser lo mejor haga lo que haga (algo superior al a OCDE y España) 
  • El 46% se considera ambicioso/a (significativamente inferior a OCDE y España) 
  • El 52% quiere ser uno de los mejores alumnos de clase (inferior a OCDE y España)
La falta de motivación para alcanzar un objetivo puede ser una de las razones para explicar el bajo rendimiento de los alumnos, especialmente entre aquellos más desaventajados. Estos estudiantes necesitan una motivación extraordinaria para superar los numerosos obstáculos que se les plantean para alcanzar el éxito escolar.



El sentido de pertenencia al centro escolar


El sentido de pertenencia al centro implica sentirse aceptado por el resto del grupo, conectado con los demás y como un miembro más de la comunidad. Los seres humanos en general y los adolescentes, en particular, desean mantener estrechos lazos sociales, ser aceptados, sentirse cuidados y apoyados por los demás. 



En el centro escolar, este sentido de pertenencia da a los alumnos un sentimiento de seguridad, identidad y comunidad, que a su vez apoya positivamente su desarrollo académico, psicológico y social. Cuando los alumnos sienten que son parte de la comunidad escolar son más propensos a rendir mejor académicamente y están más motivados para aprender. Además, tienen menor posibilidad de abandonar los estudios prematuramente y es menos probable que se vean envueltos en comportamientos antisociales y en situaciones de peligro.


PISA 2015 preguntó a los estudiantes si se sentían extraños o apartados en el centro educativo, si hacían amigos con facilidad, si sentían que pertenecían al centro, si se sentían raros y fuera de lugar en el centro, si percibían que caían bien a los demás alumnos y si se sentían solos. 


Puede verse cómo el sentido de pertenencia de los estudiantes españoles es superior al del promedio de países de la OCDE.

Respecto al centro educativo, el 6,2 % de los estudiantes de nuestro centro dice sentirse solo, alrededor del 11% asegura sentirse incómodo y fuera de lugar y en torno al 8% afirma sentirse marginado, como un extraño. Esos porcentajes son algo más bajos que los referidos a España (9%, 14%, 17%  respectivamente) y significativamente más bajos que  el promedio OCDE (14,8%, 19% y 17,2% respectivamente).

Además, el 88 %de los estudiantes del centro declaran que le caen bien otros estudiantes de su centro frente al 86% de la muestra española, y un 85 % que hacen amigos con facilidad en su centro mientra que en España la cifra es del 83%. Estos porcentajes son significativamente más bajos en el promedio de países de la OCDE: 82,1%  y 77,7%.

La cooperación con iguales y el trabajo en equipo.


Este aspecto de la encuesta no aparece en el estudio publicado de PISA 2015 y no disponemos, por tanto de datos pare efectuar la correspondiente comparación.

No obstante consideramos es una apartado muy interesante a tener en cuenta y queremos exponer los resultados obtenidos en el centro que son los siguientes:




Los resultados muestran unas actitudes de cooperación y trabajo en equipo favorables en una gran mayoría de los estudiantes del centro. Otro aspecto sería estudiar si se poseen o no las competencias y habilidades necesarias para un trabajo en equipo eficaz.


El acoso escolar



Las tasas de prevalencia del acoso entre iguales varían de forma significativa de unos países a otros. Sin embargo, en todos los países tiene efectos perjudiciales para los estudiantes, sus familias y la comunidad escolar. En PISA 2015 se mide la incidencia del acoso desde la perspectiva de la víctima. En el Cuadro 1 aparecen las seis cuestiones sobre acoso que se incluyeron en PISA 2015 y el tipo de acoso que intentan medir.

En España, alrededor de un 14% de los estudiantes afirman haber sufrido algún tipo de acoso en el entorno escolar, por debajo del promedio de países OCDE (18,7%). En nuestro centro este porcentaje se sitúa en torno al 12%.


Uno de los factores comunes que se relaciona con una incidencia menor del acoso entre iguales y la victimización es la disciplina en clase y en el centro. Cuando los alumnos trabajan en un entorno estructurado y con orden, se sienten más seguros, se involucran más en las tareas escolares y se ven envueltos en menos comportamientos de riesgo.

El papel de la familia  en relación con el bienestar


En el marco de este estudio, cabe analizar si existe algún tipo de conexión entre el interés con que los padres se implican en la vida de sus hijos, por ejemplo a través de ciertas actividades padre-hijo, la participación de los padres en actividades escolares, por una parte, y el rendimiento académico de los estudiantes y su satisfacción con su propia vida, por otra.

PISA preguntó a los padres la frecuencia con la que se dedican a ciertas actividades en el hogar con su hijo y si en el año académico anterior se habían entrevistado con el profesor de su hijo en el centro educativo. Como se puede ver en la Figura, en el promedio de los 18 países y economías que distribuyeron el cuestionario de padres, hacer una comida principal juntos es con gran diferencia la actividad más frecuente según las respuestas de los padres:  90% en nuestro centro educativo similar al de España (93%) e inferior al  82% de promedio.


España es uno de los países donde padres e hijos conviven más estrechamente, según los datos PISA. El estudio analiza las respuestas de los alumnos acerca del grado de apoyo parental que estos perciben, así como el de los padres a la hora de participar en conversaciones diarias, compartir actividades con sus hijos o en los propios centros educativos. Estos datos se confirman en nuestro centro donde el alumnado considera que el apoyo de la familia en sus estudios es muy significativo.


Actividades antes y después de ir a clase.


Esta variable tampoco aparece desarrollada en el estudio publicado de PISA 2015, aunque si aparece como items en la encuesta.

Consideramos de interés exponer los datos obtenidos entre los estudiantes de nuestro centro, aunque no dispongamos de datos equivalentes de España y OCDE para realizar la correspondiente comparación.



  • El 81% del alumnado ha navegado/participado en redes sociales antes de asistir a clase 
  • Menos de un tercio del alumnado lee libros, periódicos o revistas .
  • La mitad del alumnado no realiza actividad física ni práctica deportiva.

CONCLUSIONES


Satisfacción de los alumnos con su vida


El IES Arenas de San Pedro se encuentra significativamente por encima en cuando satisfacción con la propia vida de su alumnado, comparado con el nivel de España o el promedio de la OCDE teniendo una valoración media de 7,94/10.
España se sitúa en 7,4 puntos dentro una escala que mide el grado de satisfacción con la propia vida de 0 a 10. El promedio OCDE se sitúa en 7,3.

En promedio, entre los países de la OCDE, alrededor del 29% de las chicas y del 39% de los chicos manifestaron estar muy satisfechos con su vida, existiendo una diferencia de 10 puntos porcentuales entre ambos sexos.


Ansiedad ante el estudio y los exámenes 


Este tipo de ansiedad es común a todos los alumnos de los países participantes en PISA.

En general los niveles de ansiedad frente al estudio y los exámenes manifestado por nuestros estudiantes es superior al manifestado por estudiantes del resto de España. Asu vez los alumnos españoles expresan un grado de ansiedad más alto en comparación con la media de la OCDE.

La ansiedad se muestra con mayor frecuencia en las chicas que en los chicos. En el promedio de los países OCDE, los chicos presentan 13 puntos porcentuales menos que las chicas al declarar que sienten mucha tensión al estudiar para un examen. En España, las cifras se sitúan en un 40% para los chicos y en un 56% para las chicas. La ayuda y el apoyo de padres y profesores son la clave en la reducción de los niveles de ansiedad manifestados por los estudiantes.


La motivación para alcanzar un logro


La motivación es frecuentemente el elemento que marca la diferencia entre el éxito y el fracaso, tanto en el centro educativo como en la vida. Motivar a los estudiantes es uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan los profesores a diario. En general, los estudiantes españoles presentan menor motivación para conseguir un objetivo que el promedio del conjunto de países OCDE.

Los estudiantes de nuestro centro muestran en general resultado similares a los españoles salvo en los que respecta “ser una persona ambiciosa” con niveles significativamente mas bajos que España y que el promedio de la OCDE


El sentido de pertenencia al centro escolar de los alumnos y sus relaciones con los profesores


El sentido de pertenencia al centro implica sentirse aceptado por el resto del grupo, conectado con los demás y un miembro más de la comunidad. Los alumnos españoles son los que más se identifican con su centro en comparación con los de la OCDE. Este dato es muy positivo en el sistema educativo español.
Los resultados obtenidos respeto al alumnado de nuestro centro son incluso algo mejores que los referidos a España.

Los alumnos que perciben que sus profesores les apoyan, muestran un mayor sentimiento de pertenencia al centro.


El acoso entre iguales (bullying)


España presenta un porcentaje inferior al de la OCDE en acoso entre iguales. Alrededor de un 14% de los estudiantes afirman haber sufrido algún tipo de acoso en el entorno escolar al menos varias veces al mes, por debajo del promedio de países OCDE (18,7%).

En nuestro centro los datos son algo inferiores pero similares a los de España.


La implicación familiar, el rendimiento de los alumnos y su satisfacción con la vida



Los efectos positivos de la implicación paterna en las actividades diarias de sus hijos en los centros son evidentes. En España, el 58% de los padres expresa intercambiar ideas con los profesores de su hijo acerca del papel de los padres y del apoyo familiar, mientras que la media de los países es solo del 42%.

España es uno de los países donde padres e hijos conviven más estrechamente según los datos PISA. Más del 90% de los padres dijeron compartir una comida diaria con sus hijos y al menos un 74 % hablan con sus hijos sobre cómo les va en clase y en el centro escolar. Entre el alumnado y las familias de nuestro centro estos datos son significativamente superiores a los Españoles.


BIBLIOGRAFÍA


  • El bienestar de los estudiantes. Resultados de PISA 2015. Informe Español. Ministerio de Educación Cultura y Deportes. Madrid 2017.

martes, 10 de abril de 2018

INNOVACIÓN EDUCATIVA


FOTO QIMONO 84 PIXABAY  LICENCIA CC



Recientemente he participado en el 2º Encuentro de centro Innovadores de Castilla y León que se inscribe en el marco del proyecto/investigación "centros innovadores" del GRUPO DIM-EDU, está organizada conjuntamente con el Departamento de Didáctica, Organización y Métodos de Investigación de la Universidad de Salamanca.

A lo largo de la jornada se fueron intercalando la presentación de experiencias de diversos centros educativos de Castilla y León y mesas redondas donde expertos iban contestando  a estas tres preguntas:
  • ¿Por qué innovar?
  • ¿Cómo innovar?
  • ¿Qué papel debería tener la administración en la innovación educativa?

Tras escuchar a los expertos y reflexionar sobre ello quiero aquí dar mi respuesta a estas tres preguntas que fueron el eje vertebrador de la jornada:

¿Por qué innovar?


Principalmente porque la sociedad ha cambiado, ahora mismo está cambiando y a una velocidad de la que muchas veces no somos conscientes. La educación en gran parte sigue ofertando respuestas a los requerimientos que tenía la sociedad del último tercio del siglo XX. Muchos profesores enseñan como aprendieron cuando estuvieron en el Instituto y en la Universidad.

Si la educación quiere formar a ciudadanos del siglo XXI es absolutamente imprescindible que entre en un paradigma de innovación que además debe ser continua porque continuo es así mismo el cambio de nuestra actual sociedad.

En mi opinión tres son los grandes retos que tiene la sociedad en este momento:

  1. La sociedad del conocimiento (el conocimiento como factor crítico del desarrollo humano) que surge de la revolución digital, la globalización, la gestión y elaboración de la información. Es esta sociedad del conocimiento la que nos exige el desarrollo de las competencias educativas básicas propuestas hace ya varios años y que siguen sin ser trabajadas y desarrolladas en la mayor parte de los proyectos educativos.
  2. La lucha contra la pobreza, la desigualdad y el cambio climático (mejorar la vida de todos y todas sin dejar a nadie atrás). Esta es la propuesta planteada y aprobada por la ONU a finales de 2015 mediante los Objetivos de Desarrollo Sostenible como metas para el año 2030. Y esta propuesta debería ser la base de la educación en valores de los centros educativos mediante programas de aprendizaje-servicio que promuevan el compromiso social del alumnado.
  3. La búsqueda de la felicidad (el bienestar físico, emocional y social). Por primera vez en la historia de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estableció “la mejora del bienestar de la población” como una prioridad sanitaria. Así lo recoge el informe de la Oficina Regional Europea de la OMS, que lleva por título: Informe Europeo de la Salud 2012 – trazando el camino hacia el bienestar (European Health Report, 2012 – charting the way to well-being), dado a conocer a finales de marzo de 2013. No hay desarrollo humano posible si no se mejora el bienestar de cada persona individual. Nuestra sociedad precisa el desarrollo de las inteligencias emocional y social como base para el desarrollo del bienestar, la felicidad y la personalidad plena de los individuos.


¿Cómo innovar?


Si bien voces críticas con las corrientes innovadoras en la educación señalan que muchas de las metodologías y las actuaciones que se plantean no son nuevas sino que han pasado décadas desde su formulación, creo que esta es una visión con cierta miopía. 

Es claro que usar un ordenador, por ejemplo, no es nada innovador en sí mismo. Hace muchos años que se usan. Pero en un centro rural de cualquier lugar del mundo donde jamás se ha usado un ordenador o se ha tenido conexión a internet, utilizar esta tecnología es verdaderamente innovador.

El aprendizaje cooperativo es una metodología que lleva años generando literatura científica y no científica. No es nada nuevo. Pero instaurar esta metodología en mi centro (donde se siguen distribuyendo a los alumnos en fila de a uno para evitar que hablen con nadie y puedan aprender de forma individual) puede resultar un hecho realmente innovador.

Dicho esto los imprescindible para comenzar a innovar es el factor humano: un liderazgo innovador por parte del equipo directivo y un equipo innovador formado por aquellos profesores dispuestos a desarrollar en el centro procesos innovadores a medio-largo plazo y a sumar a otros compañeros y compañeras a tales procesos, siendo muy consciente que siempre habrá una parte “opositora” en el sentido de que pondrán dificultades a las diversas actuaciones innovadoras.

¿Cuál es el papel de la administración?


Su principal papel es dejar de ser ella la protagonista de la educación. Que sean capaces de establecer el tan necesario pacto por la educación y que ese pacto permita los currículos más abiertos y flexibles, el autentico trabajo para el desarrollo de las competencias educativas básicas, la autonomía de los centros educativos y la financiación de los programas de innovación bien articulados de los centros.