viernes, 15 de junio de 2018

INTELIGENCIA DIGITAL





La revolución digital ha transformado ciertos hábitos del pensamiento humano y estaría sumando una nueva inteligencia a la teoría de las múltiples inteligencias de Howard Gardner y a la inteligencia emocional de autores como Salovey y Mayers o Goleman: la Inteligencia Digital, la cual está siendo estudiada y categorizada en la última década por distintos profesionales de la psicología, la sociología, la filosofía y la educación.

Una definición incipiente que se está extendiendo considera  la inteligencia digital como la suma de las habilidades sociales, emocionales y cognitivas esenciales para vivir en el mundo digital. Implica contar con las capacidades cognitivas y con la habilidad de adaptar las nuevas emociones y ajustar el comportamiento para enfrentar los desafíos de la revolución digital.

El DQ Institute es una coalición público-privada-cívico-académica en asociación con el Foro Económico Mundial que tiene como objetivo brindar educación de inteligencia digital de calidad a todos los niños. La coalición brinda soluciones basadas en evidencia y recomendaciones de políticas basadas en datos para ayudar a naciones individuales a construir ecosistemas digitales éticos a través de la colaboración de múltiples partes interesadas.

Para esta institución, la inteligencia digital sería la suma de las competencias técnicas, mentales y sociales esenciales para la vida digital. Abarca el conocimiento, las habilidades, las actitudes y los valores que se necesitan para prosperar como miembros responsables del mundo en línea, y para tener confianza en el manejo de los desafíos y demandas de la era digital.

Esta inteligencia digital estaría compuesta por 8 habilidades fundamentales:

  1. Identidad digital: La capacidad para crear y gestionar la propia identidad en línea y la reputación.
  2. Uso digital: La capacidad de utilizar dispositivos y medios digitales.
  3. Conocimiento sobre seguridad digital (security): La capacidad para gestionar los riesgos en línea y el contenido problemático para evitar y limitar estos riesgos.
  4. Seguridad en internet (safety): La capacidad de detectar las amenazas informáticas para tener mejores prácticas y utilizar herramientas de seguridad adecuadas para la protección de datos.
  5. Inteligencia emocional digital: La capacidad de ser empático y construir buenas relaciones con los demás en línea.
  6. Comunicación digital: La capacidad de comunicarse y colaborar con otras personas que utilizan tecnologías y medios digitales.
  7. Alfabetización digital: La capacidad de encontrar, evaluar, utilizar, compartir y crear contenido, así como la competencia en el pensamiento computacional.
  8. Derechos digitales: La capacidad de comprender y respetar los derechos personales y legales, incluidos los derechos a la privacidad, la propiedad intelectual, la libertad de expresión y la protección de las expresiones de odio.

Por otra parte define tres niveles de dominio de estas habilidades:

Ciudadanía Digital: La capacidad de usar tecnología digital y medios de manera segura, responsable y efectiva. 

Creatividad Digital: La capacidad de convertirse en parte del ecosistema digital co-creando nuevos contenidos y convirtiendo ideas en realidad mediante el uso de herramientas digitales.

Emprendimiento Digital: La capacidad de utilizar medios digitales y tecnologías para resolver desafíos globales o para crear nuevas oportunidades

Asimismo el DQ Institute ofrece  el DQ WORLD un programa educativo para niños  de entre 8 y 12 años Esta edad es un momento crítico en el que  los niños normalmente se vuelven activos en las redes sociales y están expuestos a riesgos cibernéticos.

Desarrollado a partir de la investigación académica sobre ciberseguridad y seguridad cibernética infantil, el Instituto DQ identificó ocho competencias básicas de ciudadanía digital que los niños necesitan desarrollar:

Identidad del Ciudadano Digital

La habilidad de construir y manejar una identidad saludable y congruente en internet y en persona con integridad.

Manejar el tiempo en Pantalla

La habilidad de manejar el tiempo que pasa uno en la pantalla, las multi-tareas, y la participación en juegos en internet y redes sociales con auto-control.

Manejar el Cyberbullying

La habilidad de detectar situaciones de ciberacoso y manejarlas sabiamente. 

Manejar la Ciber-Seguridad

La habilidad de proteger la información de uno al crear contraseñas fuertes y manejar varios ciberataques como el correo basura, los engaños y el fraude electrónico.

Empatía Digital

La habilidad de tener empatía hacia las necesidades y sentimientos de sí mismo y de los demás en el internet.

Pensamiento Crítico

La habilidad de distinguir entre información verdadera y falsa, contenido bueno y dañino, y contactos confiables y dudosos en línea.

Manejar la Huella Digital

La habilidad de entender la naturaleza de las huellas digitales y sus consecuencias en la vida real, y manejarlas responsablemente.

Manejar la Privacidad

La habilidad de manejar con discreción toda la información personal que se comparta en internet, para proteger la privacidad de sí mismo y de los demás.











miércoles, 16 de mayo de 2018

LA COMPETENCIA EMPRENDEDORA




La competencia educativa clave de “Sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor” (como ha quedado redactada en su ultima versión en la actual LOMCE) trata fundamentalmente de transformar las ideas que tiene una persona o grupo en acciones y está relacionada con la creatividad, la innovación y la asunción de riesgos, así como con la planificación y gestión de proyectos encaminados a conseguir determinados objetivos prefijados previamente.

Es importante no reducir esta competencia a una serie de conocimientos, habilidades y actitudes referentes a la creación de proyectos de tipo económico y/o empresarial. Este es un tipo concreto de proyectos que requieres una desarrollo adecuado de eta competencia educativa pero no es el único ni  siquiera el más importante, como se  verá en el desarrollo del presente artículo.

A finales de 2016 surge EntreCom, marco europeo de la competencia emprendedora, con la pretensión de ser una herramienta para mejorar la capacidad emprendedora de personas, grupos y organizaciones europeas.

El documento editado por Entrecom define el emprendimiento como la capacidad de actuación frente a las oportunidades e ideas, transformándolas en valor social, cultural o financiero.

Asimismo establece y define tres  grandes áreas competenciales que a su vez engloban otras quince sub-competencias, con diferentes niveles de desarrollo y dominio en cada una de ellas.


ÁREA 1: IDEAS Y OPORTUNIDADES

  1. Identificar oportunidades: Usar la imaginación y las propias habilidades para identificar oportunidades para crear valor.
  2. Creatividad: Desarrollar ideas de forma creativa y decidida
  3. Visión: Trabajar hacia la propia visión del futuro
  4. Evaluar ideas: Aprovechar al máximo ideas y oportunidades
  5. Pensamiento ético y sostenible: Evaluar las consecuencias y el impacto de las ideas, oportunidades y el propio comportamiento


ÁREA 2: RECURSOS

  1. Autoconocimiento y confianza en sí: Creer en sí mismo y desarrollarse a lo latgo del tiempo.
  2. Motivación y perseverancia: Mantenerse enfocado y sin rendirse
  3. Movilizar recursos: Reunir y administrar los recursos necesarios.
  4. Educación financiera y Económica: Saber cómo desarrollar aspectos  financieros  y económicos.
  5. Involucrar a otras personas: Inspirar, entusiasmar y sumar al proyecto a otras personas.


ÁREA 3: PASAR A LA ACCIÓN

  1. Tomar la iniciativa: Ir a por ello.
  2. Planificación y gestión: Priorizar, organizar y realizar un seguimiento
  3. Manejar la incertidumbre, la ambigüedad y el riesgo:   Tomar decisiones tratando con la incertidumbre, la ambigüedad y el riesgo
  4. Trabajar con otras personas: Unirse con otros, colaborar y trabajar en red.
  5. Aprender de la experiencia: Aprender haciendo.



NIVELES DE DESARROLLO Y DOMINIO DE LA COMPETENCIA EMPRENDEDORA.

Iniciación: Confiando en el apoyo de otros

  • Bajo supervisión directa
  • Reduciendo el apoyo de otros, con alguna autonomía y junto con mi pares.

Descubrir: El nivel 1 se enfoca principalmente en descubrir tus cualidades, potencial, intereses y deseos También se enfoca en reconocer diferente tipos de problemas y necesidades que pueden ser resuelto de manera creativa, y en desarrollo habilidades individuales y actitudes.

Explorar: Nivel 2 se enfoca en explorar diferentes aproximaciones a problemas, concentrarse en la diversidad y en el desarrollo de habilidades y actitudes sociales.

Intermedio: Construyendo independencia

  • Por cuenta propia y junto con pares
  • Tomando y compartiendo algunas responsabilidades.

Experimentar: El nivel 3 se enfoca en pensamiento crítico y en la experimentación con la creación de valor, por ejemplo a través de prácticas de emprendedor y experiencias.

Atreverse: El nivel 4 se enfoca en convertir ideas en acción en la vida real y en tomar Responsabilidad para esta.

Avanzado: Tomando responsabilidad.

  • Con alguna guía y junto con otros.
  • Tomando responsabilidad para tomar decisiones y trabajando con otros

Mejorar: El nivel 5 se enfoca en mejorar tus habilidades para convertir las ideas en acción, aumentando la responsabilidad para crear valor, y desarrollando conocimiento sobre el emprendimiento.

Reforzarse: El nivel 6 se enfoca en trabajar con otros, usar el conocimiento que se para generar valor y tratar con cada vez más desafíos complejos.

Experto: Impulsando la transformación, la innovación y el crecimient

  • Tomando responsabilidad para contribuir desarrollos más complicados en un campo especifico.
  • Contribuyendo sustancialmente a la desarrollo de un campo especifico.

Expandir: El nivel 7 se enfoca en las competencias necesarias para tratar con desafíos complejos, manejo un ambiente en constante cambio donde el grado de incertidumbre es alto.

Transformar: El nivel 8 se enfoca en desafíos emergentes desarrollando nuevos conocimientos, mediante la investigación, el desarrollo y la innovación así como capacidades para alcanzar la excelencia y transformar las  formas las que se han hecho las cosas.

CONCLUSIÓN.


Este marco puede ser muy útil para inspirar diseños curriculares de aula o de centro para el desarrollo de esta competencia clave a veces tan desconocida y/o olvidada.

Es importante no obviar su importancia en el desarrollo personal y social. De hecho un número significativo de las sub-competencias definidas forman parte de los requisitos que más demandan las empresas para incorporarse y/o mantenerse en el actual mercado laboral

REFERENCIAS



Fotografía de cabecera: Daniel Mena. Pixabay. Licencia CC.