viernes, 10 de marzo de 2017

ESTRATEGIAS PARA ACTUALIZAR LA ORIENTACIÓN ACADÉMICA Y PROFESIONAL: MODIFICANDO ALGUNAS CREENCIAS




La sociedad del siglo XXI reclama el cambio en algunas creencias tradicionales sobre el desarrollo de la carrera profesional de las personas. Estas son alguna de estas creencias.

En la vida hay una etapa de formación y otro de ejercicio profesional.


La sociedad del presente y aún en mayor medida la del futuro cambia con una rapidez inimaginable hace tan solo unos años. El aprendizaje durante toda la vida es la  forma adecuada de irse adaptando  a los efectos  que estos cambios provocan en la propia carrera profesional. 

Considerando esta premisa las personas deben mentalizar a estar en desarrollo profesional que requiere un continuo aprendizaje para actualizar en cada momento las  competencias y capacidades profesionales, utilizando para ello tanto  el ámbito de la educación formal, como en la educación no formal.

Ejerceré mi profesión durante toda mi vida laboral.


Lo cierto es que ya hoy en día, y con mucha más probabilidad en el futuro próximo, una persona ocupe distintas profesiones o realice diferentes ocupaciones a lo largo de su vida laboral, debiendo tener un perfil profesional más flexible que permita adaptarse tanto a los cambios que puedan darse en su propia empresa o lugar de trabajo como en el mercado laboral a nivel en general.

El proceso de toma de decisiones respecto al objetivo profesional no es un hecho puntual y determinante al inicio de la juventud, como había venido siendo hasta ahora al terminar los estudios secundarios, sino una situación a la que la persona se tendrá que enfrentar en varias ocasiones  durante el desarrollo de su carrera profesional.

El objetivo es conseguir que una empresa me contrate de forma fija en un trabajo u ocupación de carácter estable.


El empleo que va caracterizando cada vez más a la sociedad actual es un “empleo liquido” caracterizado por romper con los patrones de la era industrial, como la jerarquía, los horarios fijos, la estabilidad laboral o la relación exclusiva entre un empleado y su empleador. 

La incertidumbre del mercado hace necesario dejar atrás el concepto de trabajo tradicional y plantearse como objetivos crear una marca propia, reinventarse y adaptarse a los nuevos tiempos.

Para que estudiar, si la mitad de los jóvenes están en paro aunque muchos tengan incluso estudio universitarios.


Si bien es cierto que existe una alta tasa de jóvenes españoles que no tienen empleo, esta tasa no se distribuye de forma homogénea entre todos los sectores de la población juvenil, sino que está condicionada en gran manera con el nivel de estudios alcanzado.

De esta forma la tasa de desempleo (porcentaje de población activa que se clasifica como parada en el mercado de trabajo respecto al total de población activa del grupo considerado) del sector de 25- 34 años es del 34,6% entre quienes tienen un nivel de estudios de graduado en ESO o inferior, del 23,3 % entre quienes han realizado la etapa post-obligatoria de la educación secundaria y del 17,5% entre quienes tienen una educación superior. (Tasa de desempleo según edad y nivel educativo. MECD. Sistema Estatal de Indicadores Educativos 2016.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada