lunes, 3 de abril de 2017

APRENDIZAJE-SERVICIO: VOLUNTARIOS PARA UN DESARROLLO SOSTENIBLE


Una de las metodologías educativas mas interesantes e innovadoras que están surgiendo en este inicio de siglo XXI es el Aprendizaje-Servicio.

El aprendizaje-servicio es una propuesta educativa que combina procesos de aprendizaje y de servicio a la comunidad en un solo proyecto bien articulado donde los participantes aprenden al trabajar en necesidades reales del entorno con la finalidad de mejorarlo. (Centre Promotor d’Aprenentatge Servei).

Este video de Roser Batlle se explica brevemente las características:



En nuestro centro y en el marco de nuestro Proyecto de Educación para un DesarrolloSostenible, hemos incluido un programa de Aprendizaje-Servicio que hemos denominado “Voluntarios para un Desarrollo Sostenible”.

A este programa se han inscrito un total de 27 alumnos y alumnas (un 10% del alumnado del centro) lo cual indica el interés que ha suscitado esta iniciativa entre los alumnos y alumnas del I.E.S. “Juana de Pimentel”.

APRENDIZAJE


La fase de Aprendizaje se esta desarrollando mediante una jornada de formación de carácter presencial que realizamos el pasado 23 de marzo de 2017 que se centro en los siguientes aspectos;


  • Juegos de presentación y conocimiento del grupo
  • ¿Qué significa ser voluntario?
  • Dinámicas de trabajo en grupo
  • El Desarrollo Sostenible
La formación seguirá hasta final del curso 2016/2017 de forma on-line a través de la plataforma moodle con actividades formativas específicamente diseñadas para completar la formación de nuestro voluntariado.



SERVICIO


La fase de Servicio será paralela a la formación on-line y se centrará en  las siguientes actuaciones:

SENSIBILIZACIÓN Y DIFUSIÓN DE LOS OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE



SERVICIO PARA UN CENTRO SOSTENIBLE


Reciclaje

  • Sensibilizar para que la comunidad educativa pueda depositar materiales para su reciclaje en unos armarios especialmente construidos para tal fin.
  • Abrir el uso de estos armarios a otros ciudadanos de la localidad, haciendo campañas informativas de su disposición.   

Consumo de energía y papel

  • Usar y enseñar a usar una iluminación más eficiente y sostenible
  • Usar y enseñar a usar la iluminación solo cuando sea necesario, concienciando para apagar las luces cuando las aulas se vayan a quedar vacías (cambios de clase etc.,)
  • Sensibilizar y actuar para reducir numero de fotocopias.
  • Usar y enseñar a usar papel reciclado o a medio usar para las distintas actividades de enseñanza y aprendizaje.

Las zonas verdes y el huerto escolar


  • Cuidar y mantener los jardines y zonas verdes del centro educativo
  • Participar en el mantenimiento y producción del huerto ecológico del centro

SERVICIO PARA UN PUEBLO SOSTENIBLE



  • Preparación por un grupo de alumnos y profesores de una presentación multimedia sobre “Actuaciones ciudadanas para un pueblo sostenible”.
  • Constitución de equipos de voluntarios pertenecientes al mismo pueblo de las localidades adscritas al centro educativo.
  • Ensayo de los equipos de cómo realizar la presentación multimedia en su propia localidad.
  • Llevar a cabo la presentación por los distintos equipos en los distintos pueblos en coordinación con los ayuntamientos de los mismos.




martes, 21 de marzo de 2017

COLABORACIÓN: PROYECTO LINGÜÍSTICO DE CENTRO



Unos compañeros, José Antonio Sainz y Eva Montes, colaboran en este Blog presentando la experiencia de trabajo en torno al Proyecto Lingüístico de Centro que ellos mismos coordinaron el curso pasado.


Durante el pasado curso 2015-2016, hemos coordinado un grupo de trabajo sobre el Proyecto Lingüístico de Centro (PLC) en el I.E.S. Juana de Pimentel, de Arenas De San Pedro, Ávila. 

Los profesores que participaron impartían asignaturas muy diversas y en todos ellos la preocupación sobre las capacidades y habilidades lingüísticas de nuestros alumnos eran muy notables. No cabe duda de que estas habilidades ocupan una parte central en el éxito académico del alumnado. La mayor parte del intercambio educativo tiene una forma lingüística, ya sea oral o escrita. Por ello, es lógico pensar que, sea cual sea la materia de la que se trate, no puede dejarse de lado en ningún caso esta dimensión lingüística. No se trata, naturalmente, de que el profesor de Matemáticas o el de Educación Física tengan que enseñar ortografía o construcciones gramaticales, sino que planifiquen actividades que incidan -con contenidos de su materia- en el desarrollo de las distintas habilidades de los alumnos y que compartan con todos los profesores los mismos criterios y enfoques para orientar y calificar a sus alumnos en esas actividades.

Tenemos el convencimiento de que el único modo de que los alumnos desarrollen al máximo sus potencialidades lingüísticas es ejercitando todas ellas -leer, escribir, hablar y escuchar- continuamente. Con ello, coincidimos con el común denominador de todas las nuevas metodologías: que el alumno se convierta en el centro de la actividad docente.

El grupo de trabajo tuvo, por tanto, tres ejes:
  • Reflexionar sobre cada una de las destrezas lingüísticas.
  • Introducirnos en las nuevas metodologías didácticas y ver el tipo de enfoque y actividades que nos permiten realizar para desarrollar esas destrezas.
  • Consensuar las pautas para orientar al alumnado sobre cómo desarrollar las distintas destrezas y para evaluar las actividades que se realicen.



Todo ello ha quedado plasmado en una página web en la que se recogen la descripción de cada una de las destrezas, sugerencias para el diseño de actividades, enlaces a páginas y aplicaciones para trabajar las destrezas, así como los documentos consensuados en el grupo de trabajo. 




José Antonio Sainz Díez. Departamento de Lengua y Literatura.
Eva MontesGarcía. Departamento de Inglés.

viernes, 10 de marzo de 2017

ESTRATEGIAS PARA ACTUALIZAR LA ORIENTACIÓN ACADÉMICA Y PROFESIONAL: MODIFICANDO ALGUNAS CREENCIAS




La sociedad del siglo XXI reclama el cambio en algunas creencias tradicionales sobre el desarrollo de la carrera profesional de las personas. Estas son alguna de estas creencias.

En la vida hay una etapa de formación y otro de ejercicio profesional.


La sociedad del presente y aún en mayor medida la del futuro cambia con una rapidez inimaginable hace tan solo unos años. El aprendizaje durante toda la vida es la  forma adecuada de irse adaptando  a los efectos  que estos cambios provocan en la propia carrera profesional. 

Considerando esta premisa las personas deben mentalizar a estar en desarrollo profesional que requiere un continuo aprendizaje para actualizar en cada momento las  competencias y capacidades profesionales, utilizando para ello tanto  el ámbito de la educación formal, como en la educación no formal.

Ejerceré mi profesión durante toda mi vida laboral.


Lo cierto es que ya hoy en día, y con mucha más probabilidad en el futuro próximo, una persona ocupe distintas profesiones o realice diferentes ocupaciones a lo largo de su vida laboral, debiendo tener un perfil profesional más flexible que permita adaptarse tanto a los cambios que puedan darse en su propia empresa o lugar de trabajo como en el mercado laboral a nivel en general.

El proceso de toma de decisiones respecto al objetivo profesional no es un hecho puntual y determinante al inicio de la juventud, como había venido siendo hasta ahora al terminar los estudios secundarios, sino una situación a la que la persona se tendrá que enfrentar en varias ocasiones  durante el desarrollo de su carrera profesional.

El objetivo es conseguir que una empresa me contrate de forma fija en un trabajo u ocupación de carácter estable.


El empleo que va caracterizando cada vez más a la sociedad actual es un “empleo liquido” caracterizado por romper con los patrones de la era industrial, como la jerarquía, los horarios fijos, la estabilidad laboral o la relación exclusiva entre un empleado y su empleador. 

La incertidumbre del mercado hace necesario dejar atrás el concepto de trabajo tradicional y plantearse como objetivos crear una marca propia, reinventarse y adaptarse a los nuevos tiempos.

Para que estudiar, si la mitad de los jóvenes están en paro aunque muchos tengan incluso estudio universitarios.


Si bien es cierto que existe una alta tasa de jóvenes españoles que no tienen empleo, esta tasa no se distribuye de forma homogénea entre todos los sectores de la población juvenil, sino que está condicionada en gran manera con el nivel de estudios alcanzado.

De esta forma la tasa de desempleo (porcentaje de población activa que se clasifica como parada en el mercado de trabajo respecto al total de población activa del grupo considerado) del sector de 25- 34 años es del 34,6% entre quienes tienen un nivel de estudios de graduado en ESO o inferior, del 23,3 % entre quienes han realizado la etapa post-obligatoria de la educación secundaria y del 17,5% entre quienes tienen una educación superior. (Tasa de desempleo según edad y nivel educativo. MECD. Sistema Estatal de Indicadores Educativos 2016.)

jueves, 9 de febrero de 2017

RULER: UN PROGRAMA EFECTIVO DE APRENDIZAJE SOCIAL Y EMOCIONAL




RULER  es un enfoque  de Aprendizaje Social y Emocional que implica a toda el centro educativo y que en primer lugar se centra en el desarrollo personal y profesional de los profesores y las familias para que puedan ser modelos y competentes para educar emocional y socialmente a los alumnos. Los objetivos del programa son crear un clima emocional positivo y mejorar la inteligencia emocional en profesores, familias y alumnos. Hay dos fases de despliegue:

  1. Los anclajes, que son un conjunto de herramientas fundamentales para que el centro educativo cree un clima positivo y un lenguaje común de la inteligencia emocional
  2. Palabras de Sentimientos es un curriculum basado en el vocabulario emocional que se  implementa en el aula. 


RULER se integra o complementa perfectamente con muchos otros enfoques del Aprendizaje Social y Emocional (SEL en sus siglas en inglés))  ya que sus objetivos y métodos se superponen con los de otros programas de SEL:

  • Reconocer las propias emociones y las de los demás
  • Comprender las causas y consecuencias de las emociones
  • Etiquetar las emociones con precisión
  • Expresar las emociones  adecuadamente las emociones de forma efectiva
  • Regular las emociones de forma efectiva


EVIDENCIAS EMPÍRICAS DE LA EFICACIA DE RULER


RULER es un enfoque basado en la evidencia empírica para la integración del Aprendizaje Social y Emocional (SEL) en las escuelas, que ha puesto de manifiesto que la aplicación del programa consigue que:

  • los alumnos tengan mejor rendimiento académico
  • se mejore el clima escolar
  • se aumente la inteligencia y habilidades sociales emocionales de los alumnos
  • se disminuya la ansiedad y la depresión entre el alumnado
  • los alumnos sean menos propensos a intimidar a sus compañeros
  • los alumnos tengan mejores habilidades de liderazgo
  • los profesores tengan mejores relaciones con los estudiantes, menos "burnout"  y sentimientos más positivos sobre la enseñanza


LOS ANCLAJES


Carta

La Carta es un documento de consenso que ayuda a los centros educativos  a establecer ambientes de aprendizaje de apoyo, confiables y favorecedores de un clima emocional adecuado para el aprendizaje.  El clima emocional de una escuela es determinante para al bienestar de toda la comunidad y optimizar el aprendizaje de los alumnos.  Este clima es creado por todos los miembros de la comunidad educativa partiendo de la manera en que aspiran tratar a los demás. Familias, alumnos, profesores y personal no docente describen cómo quieren sentirse en la escuela, los comportamientos que pueden fomentar esos sentimientos y las directrices para prevenir y manejar los sentimientos y los conflictos no deseados que puedan surgir. A través de la Carta, cada miembro de la comunidad educativa  establece objetivos comunes y se hace  mutuamente responsable de crear el clima positivo  deseado por todos.

Medidor Emocional

Aprender a percibir y expresar las emociones es uno de los componentes esenciales de la Inteligencia Emocional. Utilizando el medidor de estado de ánimo, los alumnos y los profesores  se vuelven más conscientes de la forma en que  sus emociones cambian a lo largo del día y cómo sus emociones afectan a su vez sus propios comportamientos. Los alumnos aprenden a ampliar su vocabulario emocional, en sustitución de las palabras básicas de sentimientos con términos más sofisticados y precisos. Mediante la enseñanza de las diferencias sutiles entre sentimientos similares, el medidor del estado de ánimo permite a los alumnos y profesores conocer de forma más completa y profunda su vida emocional y abordar todas las emociones de manera más eficaz.



Meta-Momento

Las emociones pueden ayudar o impedir las relaciones interpersonales. Por otra parte, todos tenemos momentos en los que ofrecemos  lo mejor de nosotros mismos. El Meta-Momento ayuda a los alumnos y profesores a  manejar las emociones más intensas e inadecuadas con el objetivo de poder  tomar mejores decisiones  tanto para sí mismos como para las personas con las que conviven. 
El Meta-Momento es un breve paso atrás de la situación que provoca una emoción especialmente intensa y/o inadecuada en el que la persona se detiene y piensa antes de actuar, preguntándose: ¿cómo reaccionaría  mi "mejor yo" ante esta situación? ¿qué estrategia puedo usar para que mi conducta  refleje lo  mejor de mí? Con el tiempo y con la práctica, los alumnos y profesores sustituyen sus conductas ineficaces por conductas emocionalmente y socialmente más adecuadas y se va adquiriendo más y mejor competencia y autonomía para enfrentar  situaciones más complejas.  Con todo este proceso se busca conseguir tomar mejores decisiones, construir relaciones más sanas, y experimentar un mayor bienestar emocional.


Blueprint

La forma en que se tratan unas personas a otras en un centro educativo determina en gran parte el rendimiento  y el ambiente escolar. El conflicto entre los alumnos, especialmente el acoso y  la intimidación, son importantes obstáculos para el bienestar y el aprendizaje. El Blueprint ayuda a los alumnos  y profesores a gestionar los conflictos de manera efectiva  considerando  un desacuerdo desde la perspectiva de la otra persona, además de la suya propia. De esta forma se  desarrollan la empatía al considerar los sentimientos de los demás y trabajar en colaboración para identificar soluciones saludables a los conflictos. El Blueprint ayuda a reparar y construir relaciones más fuertes, la creación de escuelas más seguras y productivas  donde los estudiantes puedan aprender y prosperar.



LAS PALABRAS DE SENTIMIENTOS (EMOCIONARIO)


¿Con qué frecuencia las personas necesitan compartir cómo se sienten, pero no puede encontrar las palabras correctas? Cuando las palabras adecuadas no están disponibles, la comunicación se rompe, los sentimientos de se confunden, se suprimen, o incluso desplazan a otros. Mediante el plan Palabras   de Sentimientos se posibilita  a los alumnos y profesores describir toda la gama de emociones humanas.  Se trataría de desarrollar una serie  de actividades  incluidas en el curriculum de diversas asignaturas en las que los  estudiantes perfeccionan sus habilidades de inteligencia emocional, mejoran sus habilidades de escritura y el pensamiento crítico, y desarrollen la creatividad, la empatía y habilidades para la toma de perspectiva que se necesita para mantener relaciones de apoyo mutuo y tomar decisiones saludables.

Cada actuación de este “Emocionario” consiste en los siguientes pasos:

  1. Presentación de una nueva palabra “emocional” y su definición formal por el profesor.
  2. Explicación de la palabra por medio de dibujos (pensamiento visual) por parte de los alumnos.
  3. Asociación de la palabra con sucesos de la vida real o con los contenidos académicos.
  4. Discusión de la palabra “emocional” con la familia en casa.
  5. Discusión y puesta en común en clase.
  6. Escritura creativa de una pequeña historia con la palabra “emocional” de protagonista o tema.


 MÁS INFORMACIÓN






martes, 7 de febrero de 2017

EL NUEVO CONTEXTO DE LA ORIENTACIÓN ACADÉMICA Y PROFESIONAL


Quizás uno de los mayores retos que tiene la Orientación Educativa en estos inicios del siglo XXI sea la Orientación Académica y Profesional (OAP). En esta entrada voy a comentar algunas reflexiones sobre el contexto actual de la OAP y en una entrada próxima planteare algunas claves para la intervención orientadora en este ámbito de actuación tan relevante de la Orientación Educativa.

LA CONCEPCIÓN DE LA OAP


Tradicionalmente se ha entendido la OAP como el proceso para ayudar a la persona a elegir una profesión u oficio acorde a sus habilidades, intereses y capacidades así como el itinerario formativo más adecuado para conseguirlo.
Las diversas actuaciones de la OAP se han centrado de forma secuencial en los siguientes aspectos:
  1. El conocimiento de uno mismo para determinar las propias capacidades, competencias e intereses.
  2. El conocimiento del entorno de trabajo y el mercado laboral.
  3. La toma de decisiones sobre la formación y el empleo.
  4. La  gestión del proyecto de vida respecto la formación y el trabajo.

A la base de esta concepción y de estas actuaciones de la OAP  ha prevalecido  la idea de que en la vida de las personas existen dos etapas diferenciadas:
  • una etapa de formación
  • una etapa de actividad profesional.


EL NUEVO CONTEXTO AL INICIO DEL SIGLO XXI


Sin embargo esta concepción de la OAP basada en el objetivo de conseguir el encaje entre la persona y la profesión u ocupación apropiada a esta persona es difícil de mantener en nuestra sociedad actual, ya que ello supone considerar:
  • que la profesión y los requisitos para ejercerla adecuadamente son estables a lo largo del tiempo  
  • que las habilidades e intereses de la persona también permanecen constantes a lo largo del tiempo

De manera similar la distinción entre dos etapas básicas y diferenciadas en la vida  ( el período de formación y el período de actividad profesional) no tiene sentido en la nueva sociedad postindustrial, en la que se ha hecho imprescindible que el aprendizaje y la formación se desarrollen a lo largo de toda la vida de la persona (incluso una vez terminada su vida laboral). Y esto es así debido a que es que más probable  que en su futuro profesional una persona tenga que ejercer diferentes oficios y profesiones, requiriendo para ello procesos de actualización y reciclaje respecto la propia formación. 

En resumen la sociedad del siglo XXI  se caracteriza por requerir diferentes objetivos profesionales a lo largo de la vida laboral de las personas y este hecho conlleva un proceso continuo de adaptación, aprendizaje y formación.

SOCIEDAD LÍQUIDA


El mercado laboral y entorno de trabajo al que hoy se enfrentan los jóvenes (y los no tan jóvenes) se enmarca en lo que el sociólogo polaco, Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2010 y recientemente fallecido, Zygmunt Bauman denominó “sociedad líquida”: una sociedad en continuo cambio caracterizada por un desconocimiento del futuro respecto a la economía y el mercado laboral. Los estados, los mercados, el comercio internacional, las instituciones, las empresas, las profesiones, el empleo o el trabajo han dejado definitivamente de ser una realidad ‘sólida’ con forma y características estables o reconocibles.

Es en este contexto en el que nace el concepto de trabajo líquido. El mercado incierto incita a que los trabajadores dejen atrás el concepto de trabajo tradicional y se esfuercen por crear una marca propia, reinventarse y adaptarse a los nuevos tiempos.

La palabra líquido hace referencia a la flexibilidad de esta tendencia laboral. Si el trabajo existente en la etapa industrial  era un trabajo “sólido” caracterizado por una relación de dependencia con una empresa, el trabajo líquido que comienza a imperar en la actualidad es un trabajo que se adapta a las necesidades del mercado.

LA FORMACIÓN QUE SE DEMANDA


En este nuevo contexto, las personas han de ser conscientes de cómo es la naturaleza del nuevo mercado laboral y deben dirigir sus esfuerzos para formarse mas como personas que  como empleados, con el objetivo final de poder ser  un activo para las empresas, colaborar con otros profesionales con talento, crear sus propias oportunidades y construir su propio futuro laboral.

Otro de los hechos que caracteriza la sociedad de principios del siglo XXI es la  brecha existente entre la formación que reciben los jóvenes y lo que demanda el mercado de trabajo, por lo que se hace cada vez más necesaria una mejoría y una mayor agilidad en todo el proceso de adaptación académica, con la creación de nuevos contenidos y la ampliación de la oferta educativa a las demandas profesionales del mercado.

En un país como España, con más de un 20% de paro y un 50% de desempleo juvenil, donde cada año salen de las universidades miles de graduados con poca esperanza de encontrar pronto un puesto de trabajo, se da la paradoja de que muchas empresas no encuentran perfiles para cubrir una parte considerable de sus puestos vacantes. En concreto, un 14% de los directivos españoles dice que no logra dar con los perfiles adecuados para trabajar en sus compañías según señala el último estudio realizado por ManpowerGroup, para el que se han interrogado a más de 40.000 altos cargos en 40 países.

La consultora McKinsey avanza que el mundo se enfrenta a una escasez de 40 millones de trabajadores con educación superior en el año 2020 y a un posible superávit cercano a los 100 millones de trabajadores poco cualificados. De lo que se deduce que los requerimientos educativos para los jóvenes van a aumentar en los próximos años teniendo en cuenta además que el 60% de las profesiones que se requerirán  en los próximos años no cuentan con un programa regulado de formación académica en la actualidad.

Mientras tanto y frente a este contexto gran parte de la formación que aún reciben los jóvenes sigue estando centrada en los contenidos curriculares y no en el desarrollo de las diversas competencias educativas básicas y las competencias de empleablidad que resultaran clave para el desarrollo de su carrera profesional.

martes, 17 de enero de 2017

FORMACIÓN DE ALUMNOS INVESTIGADORES



La sociedad de principios del siglo XXI viene demandando e imponiendo nuevas formas de enseñar y de aprender que en ocasiones no están siendo trasladadas a las etapas educativas no universitarias (al menos no de forma generalizada y habitual).

Existe pues una necesidad de extender y afianzar nuevas metodologías de enseñanza y aprendizaje en las etapas de educación primaria y secundaria, centradas en la actividad del alumno como protagonista de su propio aprendizaje que permitan el desarrollo efectivo de las distintas competencias educativas básicas en el marco de la actual sociedad del conocimiento. 

Estas nuevas formas de enseñar y de aprender han de llegar a todo el alumnado, teniendo en cuenta sus diferencias y diversidad de forma que se fomente una auténtica educación inclusiva que haga posible el efectivo derecho a la educación de todos y todas. 

Si bien las medias e intervenciones dirigidas a atender la diversidad del alumnado se han ido implantando y generalizando a lo largos de los últimos años para aquel alumnado que ha tenido diferentes tipologías de dificultades de aprendizaje, la implantación de las mismas para el alumnado que tiene un alto rendimiento académico no ha seguido el mismo camino y en general se le ha dejado “a su suerte” considerando que con sus buenas capacidades, motivación y ambiente socio-familiar no tendrían dificultades en superar las distintas etapas educativas. 

Si observamos detenidamente (y mas allá de los titulares sensacionalistas) los resultados de las distintas evaluaciones PISA, se puede constatar que una parte considerable de los resultados obtenidos por nuestro sistema educativo son debidas precisamente al poco porcentaje de alumnos situados en el nivel de alto rendimiento (nivel 5 en estas pruebas) en comparación con otros países de nuestro entorno. 

Existe además un riesgo de que este alumnado de un alto nivel de rendimiento vaya perdiendo a lo largo de estas etapas educativas el interés y la motivación por aprender, al no ser atendidas sus características y necesidades específicas. 

Partiendo de estas y otras reflexiones en esta línea, hace cinco años constituimos en nuestro centro educativo un grupo de trabajo de profesores que pudiera diseñar un programa educativo que atendiera a esta alumnado de alto rendimiento académico. Fruto de este trabajo hemos ido intentado implantar y desarrollar en nuestro Instituto un Programa de Excelencia Educativa, con distintas medidas y actuaciones dirigidas de forma específica (aunque no exclusiva) a este alumnado. Este programa se incluye en nuestro Plan de Atención a la Diversidad, junto con el resto de medidas ya incluidas de atención al alumnado con distintas dificultades de aprendizaje. 

Al inicio del curso 2015/2016 propuse a la Dirección y a la Comisión de Coordinación Pedagógica del centro la realización de un proyecto de Formación de Alumnos Investigadores que estuviera incluido en nuestro Plan de Excelencia Educativa, y que se fundamentara en unas premisas básicas: 

  • Que contara con el consentimiento expreso del alumno/a y su familia a la propuesta de participación en el mismo que efectuara el centro. 
  • Que desarrollara la distintas competencias educativas básicas así como elementos del currículo de diversas áreas y materias de ESO y Bachillerato. 
  • Que se basara en una metodología activa, en concreto en el Aprendizaje Basado en Proyectos. 
  • Que incluyera contextos de aprendizaje tanto presenciales como on line.
  • Que posibilitara el trabajo colaborativo en red mediante el usos de diferentes dispositivos y herramientas digitales.
  • Que asumiera en todo su desarrollo los distintos elementos y criterios comunicativos establecidos en nuestro Proyecto Lingüístico de Centro. 
  • Que estableciera como resultado final del proyecto la creación y difusión de conocimiento mediante la elaboración de proyectos de investigación por grupos de alumnos participantes.
Una vez aprobado el proyecto por los órganos de coordinación docente se realizó la experiencia durante todo el curso 2015/2016 continuando su desarrollo el presente curso 2016/2017.



SÍNTESIS DEL PROYECTO


OBJETIVOS DEL PROYECTO


El principal objetivo del proyecto es formar al alumnado incluido en el Programa de Excelencia Educativa de nuestro Instituto en las competencias, habilidades y destrezas necesarias para poder llevar a cabo procesos de investigación científica sobre temas de su interés, generando nuevo conocimiento y difundiéndolo por medio de distintos canales disponibles actualmente. 

METODOLOGÍA DE TRABAJO


Mediante una fase teórico práctica, una fase on-line y una fase práctica se han trabajado diversos contenidos relacionados con la investigación científica, buscando como resultado final la elaboración de proyectos de investigación científica originales, realizados de forma cooperativa en grupos de 2-3 alumnos, que han contado con un seguimiento y tutorización durante todo el proceso. 


RESULTADOS OBTENIDOS 

Se han elaborado y presentado públicamente 4 proyectos originales de investigación científica (sobre salud de los adolescentes, videojuegos, calidad de sueño e inteligencia emocional). 

Se ha desarrollado íntegramente un proyecto de investigación científica denominado “Estudio sobre la salud integral de los adolescentes del Valle del Tiétar” 


ENLACES AL PROYECTO COMPLETO: