domingo, 9 de octubre de 2016

APRENDIZAJE EMOCIONAL Y SOCIAL



EL APRENDIZAJE SOCIAL Y EMOCIONAL

El Aprendizaje Social y Emocional es el proceso mediante el cual las personas adquieren los conocimientos, actitudes y las habilidades necesarias para reconocer y manejar sus emociones, demostrar interés y preocupación por los demás, formar buenas relaciones, tomar decisiones de forma responsable y enfrentarse a los retos de la vida de la manera más adecuada posible. 

Ser competente en el aspecto social y emocional es fundamental no sólo para el desarrollo social y emocional de la persona, sino también para su salud, su empoderamiento como ciudadano, el desarrollo de la motivación al éxito y la autoestima y también el aprendizaje académico.


EMOCIONES Y APRENDIZAJE.


Los últimos avances científicos de la neurociencia ponen de relieve que  nuestras emociones y nuestras relaciones interpersonales afectan a lo que aprendemos, a  cómo lo aprendemos  y a cómo utilizamos lo que aprendemos en la escuela el trabajo, la familia y en la comunidad. 

Por un lado, las emociones beneficiosas nos permiten generar un interés activo por aprender y nos ayudan a mantener nuestra responsabilidad con este interés. Por otro lado las emociones perjudiciales interfieren con la capacidad de atención y la memoria y contribuyen a desarrollar conductas que perjudican el aprendizaje. Por tanto, la capacidad de reconocer y manejar las emociones y  de establecer y mantener relaciones positivas con los demás tiene un impacto, tanto en la buena preparación para aprender, como en la capacidad de aprovechar las oportunidades de aprendizaje.


APRENDIZAJE SOCIAL


Es fundamental tener en cuenta que el aprendizaje humano es un proceso social e interactivo: acontece en colaboración con un profesor, en compañía de unos compañeros y con el apoyo de una familia  y en el contexto de una comunidad. 

Es por esta razón que los entornos sociales seguros, cariñosos, cálidos y bien organizados son esenciales para el dominio de las habilidades del aprendizaje emocional y social, de la misma forma que son esenciales para el éxito de los estudiantes no solo en la escuela, sino de lo que verdaderamente importante: su propia vida.


UTILIDAD DEL APRENDIZAJE EMOCIONAL Y SOCIAL


La investigación muestra que la aplicación de programas de aprendizaje social y emocional que cumplen una serie de características puede tener un impacto positivo en el ambiente escolar y promover una serie de beneficios académicos, sociales y emocionales de los estudiantes. Durlak, Weissberg y otros, realizando un meta-análisis de 213 estudios rigurosos de aplicación de estos programas en las escuelas, indican que los estudiantes que reciben esta educación emocional y social de calidad mostraron:

  • mejor rendimiento académico puntuaciones de rendimiento de un promedio de 11 puntos porcentuales más altos que los estudiantes que no recibieron instrucción SEL
  • la mejora de las actitudes y comportamientos : mayor motivación para aprender, de compromiso más profundo a la escuela, el aumento del tiempo dedicado a las tareas escolares, y un mejor comportamiento en la clase
  • menos comportamientos negativos : disminución de la conducta disruptiva en clase, incumplimiento, agresión, actos delictivos, y referencias disciplinarias
  • reducida angustia emocional: menos informes de la depresión ansiedad y estrés de los estudiantes.

Muchos de los problemas de aprendizaje y/o de conducta de los niños, adolescentes y jóvenes pueden ser prevenidos o evitados proporcionando a todo el alumnado un programa de Aprendizaje Social y Emocional  que esté caracterizado  por la enseñanza y el aprendizaje de habilidades sociales y emocionales de forma adecuada y rigurosa y todo ello en un entorno seguro y cariñoso, con  un ambiente de aprendizaje bien organizado que favorezca el establecimiento de vínculos positivos con la escuela, la familia y la comunidad así como la disminución de los comportamientos de riesgo y la promoción del desarrollo personal positivo.


CAPACIDADES EMOCIONALES Y SOCIALES


Las personas  con habilidades sociales y emocionales tienen capacidades convenientemente desarrolladas en  cinco áreas fundamentales:
  1. Son consientes de sí mismos. Son capaces de reconocer sus propias emociones, de describir sus intereses y valores y de juzgar objetivamente sus puntos fuertes. 
  2. Son capaces de manejar de forma beneficiosa sus emociones. Pueden controlar su estrés y sus impulsos y perseverar para superar obstáculos. Son capaces de expresar sus emociones de manera apropiada en una amplia variedad de situaciones.
  3. Son conscientes de su entorno social. Son capaces de comprender las emociones de los demás, de sentir empatía y de reconocer y apreciar las semejanzas y diferencias tanto entre individuos como entre distintos grupos sociales. Son capaces de salir a buscar y de utilizar apropiadamente los recursos familiares, escolares y de la comunidad.
  4. Tienen buenas habilidades para relacionarse con los demás. Pueden establecer y mantener relaciones saludables y gratificantes basadas en la cooperación. Son capaces de resistir presiones sociales inadecuadas; de prevenir, gestionar y resolver de forma constructiva conflictos interpersonales; y pedir y dar ayuda cuando es necesario.
  5. Son capaces de tomar decisiones de forma responsable en la escuela, en casa y en la comunidad.  Aplican su capacidad de toma de decisiones en situaciones académicas y sociales y se sienten motivados a contribuir al bienestar de sus escuelas y de sus comunidades.


FAMILIA Y APRENDIZAJE EMOCIONAL Y SOCIAL


La familia pueden promover el aprendizaje social y emocional de sus hijos aprendiendo más acerca de las propuestas de educación emocional y social y de los modelos de comportamiento que se ofrecen en sus escuelas; y adoptando prácticas que refuercen el aprendizaje de las competencias sociales y emocionales de sus hijos en casa.


PROGRAMA DE APRENDIZAJE EMOCIONAL Y SOCIAL


Un programa de aprendizaje social y emocional eficaz y riguroso tener en cuenta una serie de consideraciones:

  • El programa debe estar  basado en una teoría con respaldo empírico suficiente sobre  la inteligencia emocional y la inteligencia social del ser humano. En esta entrada del Blog se presentan algunas de las concepciones actuales de la inteligencia emocional con mas base científica.
  • Desarrollar en toda la comunidad educativa la enseñanza y las oportunidades para poner en práctica y aplicar un conjunto integrado de habilidades del conocimiento, afectivas y de comportamiento relacionadas con el desarrollo emocional y social del alumno.
  • Crear, mantener y potenciar ambientes de aprendizaje  en la escuela, la familia y la comunidad caracterizados por la confianza y las relaciones interpersonales respetuosas.  
  • Disponer de una puesta en práctica en la que se coordina y refuerza las actividades de aprendizaje del aula, en toda la escuela, fuera de la escuela y en el hogar.
  • Pretende ser una programación sistemática y continúa desde la educación infantil  hasta el bachillerato.
  • El desarrollo del programa se va adaptando al desarrollo evolutivo y cultural del alumno.
  • Mantiene una  supervisión y evaluación continúa de la puesta en práctica, para que ésta se pueda mejorar de forma constante.
  • Pone a disposición una formación permanente especializada dirigida a  todos los educadores implicados en el programa: maestros, profesores, familias y otros agentes sociales de la comunidad. 
  • Evalúa su propia efectividad de forma eficaz, sistemática y rigurosa.

PARA SABER MÁS

PROGRAMAS DE EDUCACIÓN EMOCIONAL


Collaborative for Academic, Social y Emocional Learning (CASEL)
Organización líder en el mundo dedicada a  promover el aprendizaje académico, social y emocional integrada para todos los niños en edad preescolar hasta la escuela secundaria .



REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  • Durlak, J. A., Weissberg, R. P., Dymnicki, A. B., Taylor, R. D., & Schellinger, K. B. (2011). The impact of enhancing students’ social and emotional learning: A meta‐analysis of school‐based universal interventions. Child development, 82(1), 405-432.